Di adiós a la celulitis

La celulitis es un fenómeno que afecta al 98% de las mujeres y en su aparición intervienen diferentes factores. La genética, el sedentarismo y los problemas hormonales y circulatorios son clave, pero también influyen poderosamente otras causas, como una mala alimentación y unos hábitos de vida poco saludables.

La celulitis puede combatirse, pero para ello es necesario constancia. Así, debemos asumir que tenemos que incluir en nuestra vida diaria una pequeña tabla de ejercicios que, además, no nos llevará mucho tiempo realizarla.

Este tipo de ejercicios es mejor realizarlos con un Entrenador Personal, el cual nos guiará sobre los mejores entrenamientos, ya sean de tipo cardiovascular y/o muscular, atendiendo siempre a nuestras necesidades y perfiles.

Asimismo, existen diversos tratamientos de belleza disponibles en nuestros centros que te ayudarán a combatir la celulitis y a acabar con ella.

img BC 2

DIAGNÓSTICO

Para solucionar esta problemática lo más importante es un buen diagnóstico. Por tanto, debemos realizar una sesión previa al tratamiento de la mano de un especialista para saber en qué estado se encuentran los tejidos y cuál es el nivel de retención de líquidos que tenemos para poder preparar un tratamiento totalmente ajustado y personalizado a cada caso.

TRATAMIENTOS

Una vez sepamos en qué fase realmente nos encontramos y el tipo de celulitis que tenemos (más enquistada, con flacidez, etc), prepararemos un tratamiento específico que variará dependiendo de la persona y del momento en el que se encuentre.

Radiofrecuencia: Nos ayuda a disolver el adipocito (la célula de la grasa) mediante un calor seco e interno, estimulando el colágeno y la elastina. Esto provoca una reafirmación de los tejidos y es más aconsejable cuando hay flacidez.

Vacumterapia: Nos ayuda a oxigenar esos tejidos y a dejarlos preparados para drenar la grasa, quemarla o eliminarla.

Cavitación: Nos ayuda a liberar la grasa que se acumula solo en determinadas zonas. Sus resultados son muy notables.

Presoterapia: Nos ayuda a drenar, activando así el retorno venoso y eliminando líquidos, toxinas e impurezas.

PRODUCTOS

Además, debemos utilizar cremas a diario. Existen cremas anticelulíticas indicadas para zonas determinadas como caderas, muslos, abdomen y flancos y cremas reafirmantes para zonas como brazos o senos.

El éxito de este tipo de productos está en la constancia, por lo que después de la ducha aplicaremos la crema específica en la zona a tratar. Cuando sea para las piernas, los movimientos para aplicar dicho producto serán siempre ascendentes, al igual que en los brazos. En los senos realizaremos movimientos circulares, de la misma manera que en el abdomen, donde también aplicaremos el producto circularmente.

HÁBITOS A TENER EN CUENTA

Es muy importante realizar un buen tratamiento y mantener constancia a lo largo del mismo, pero no hay que olvidar nunca la alimentación.

Así, la alimentación de una persona que padezca celulitis o quiera evitarla debe ser variada, baja en sal y rica en frutas, verduras y fibra. En este tipo de casos la orientación de un nutricionista es fundamental puesto que sabrá perfectamente el aporte de hidratos y proteínas que debemos ingerir.

Asimismo, la hidratación es clave. Es necesario beber abundante agua para evitar la retención y acumulación de líquidos y toxinas.

Por el contrario, fumar, tomar demasiado café o sustancias estimulantes y beber líquidos con gases o aguas carbonatadas influye negativamente en mujeres con celulitis.

Además, debemos eliminar radicalmente de nuestra alimentación la comida fast food, los azucares refinados y el alcohol, puesto que solo aporta calorías vacías que se acumulan en forma de grasa precisamente en las zonas más conflictivas.

CONCLUSIÓN

Para combatir y frenar la aparición de la celulitis es fundamental mantener buenos hábitos de vida, beber abundante agua, tener una buena alimentación, realizar el aporte diario recomendado de ejercicio físico y aplicar tratamientos estéticos específicos y ajustados a cada persona de la mano de un profesional.

Solicita ya tu diagnóstico a nuestras esteticistas en tú centro de referencia.

Ejercicio y Calor

A4 EJERCICIO y CALOR_REDESsinbon

     Es bueno continuar con la práctica de ejercicio en verano, pero siempre hay que recordar seguir unas ciertas recomendaciones sobre cómo hacer ejercicio con calor intenso.

     Hacer ejercicio en un clima caliente añade presión extra a tu cuerpo. Si no tienes el cuidado oportuno en el ejercicio con calor, te arriesgarás a sufrir una enfermedad grave. Tanto el propio ejercicio como la temperatura del aire aumentan la propia temperatura corporal central. Para ayudar a enfriarnos, tu cuerpo envía más sangre a circular a través de la piel. Esto deja menos sangre a los músculos, que a la vez aumenta el ritmo cardíaco. Si la humedad es también alta, tu cuerpo se enfrenta a una tensión añadida porque el sudor no se evapora fácilmente de la piel. Esto hace aumentar considerablemente la temperatura de tu cuerpo.

Enfermedades relacionadas con el calor

     En condiciones normales la piel, los vasos sanguíneos y el nivel de transpiración son causas del calor excesivo. Sin embargo, estos sistemas de enfriamiento natural pueden fallar si estamos expuestos a altas temperaturas y humedad por mucho tiempo, ya que se suda mucho, y no bebemos suficientes líquidos. El resultado puede ser una enfermedad relacionada con el calor. Algunas de estas enfermedades pueden ser muy leves pero también bastante graves. Te las resumimos brevemente aquí:

  • Los calambres por calor. Son contracciones musculares dolorosas. Los músculos afectados pueden sentirse tensos al tacto. Tu temperatura corporal puede ser normal.
  • Síncope de calor y colapso. Un síncope por calor es una sensación de mareo o desmayo causado por las altas temperaturas. A menudo se produce después de permanecer durante un largo período de tiempo, o al levantarse rápidamente después de estar sentado durante un buen rato. Con un colapso asociado con el ejercicio uno se siente mareado o casi desmayado inmediatamente después de hacer ejercicio, como por ejemplo después de una carrera. El calor puede ser una de las causas de las temidas pájaras de los corredores.
  • El agotamiento por calor. Con un aumento del calor, la temperatura corporal se eleva tan alto como a 40ºC , con lo que puedes experimentar signos y síntomas que incluyen náuseas, vómitos, dolor de cabeza, debilidad y piel fría y húmeda. Si no se trata, esto puede llevar a un golpe de calor.
  • El golpe de calor. Esta es una situación de emergencia potencialmente mortal que ocurre cuando la temperatura corporal es mayor de 40ºC. Tu piel puede estar caliente, pero tu cuerpo puede dejar de sudar para ayudar a enfriarse. Si el golpe de calor se produce durante el ejercicio en clima caliente y húmedo, puedes continuar sudando por un rato después de acabar de hacer ejercicio.
  • El calor excesivo puede generar signos y síntomas que incluyen confusión, irritabilidad, problemas del ritmo cardíaco, mareos, náuseas, problemas visuales y fatiga. En alguno de estos casos necesitarás atención médica inmediata para prevenir el daño cerebral, la insuficiencia orgánica e incluso la muerte.

Estos son algunos tips para disfrutar al máximo de tu rutina de ejercicios en la época de calor:

  1. Inicia tu actividad al amanecer. Intenta cambiar el horario de tu rutina de ejercicio para las mañanas, de esta manera ganarás más energía y evitarás el calor cuando esté a su máximo esplendor.
  2. Utiliza los interiores. Sólo por esta temporada da prioridad a los entrenamientos en interiores, sobre todo los que te requieran mayor esfuerzo. Nuestros centros deportivos disponen de aire acondicionado para mantenerte fresco y de buen humor.
  3. Piscina. El ejercicio en el agua no sólo te refresca, sino que te ayudará a mejorar tu entrenamiento de fuerza y resistencia.
  4. Ve a los parques acuáticos. Disfrutar de un solo día en este lugar te hará quemar muchas calorías y te ayudará a sentirte fresco. Te divertirás como niño. Protege tú piel adecuadamente.
  5. Planea un mini triatlón. Utiliza las mañanas de los fines de semana para organizar este tipo de ejercicio. Inicia con 30 minutos de bicicleta, corre durante 20 minutos y termina con un chapuzón en la piscina.
  6. Vete de compras. Aunque no lo creas, éste es un excelente ejercicio que te ayuda a quemar muchas calorías. Ponte zapatos cómodos y recorre todas las tiendas que seguramente tendrán aire acondicionado.
  7. Ubícate una zona fresca. Si no quieres dejar de hacer ejercicio al aire libre, sólo debes buscar un lugar cerca de tu casa que esté fresco, como un parque o una zona boscosa.
  8. La noche, tu mejor aliado. Busca algunos grupos que salgan a ejercitarse por la noche, ya sea para andar en bicicleta o correr por la ciudad. Disfrutarás mucho tu actividad y el sol no te quitará tu motivación.
  9. Caminata vespertina. Cuando el sol esté a punto de esconderse en el horizonte, sal a caminar o a pasear a tu perro. En este horario las temperaturas son más bajas y te sentirás mejor.
  10. Prueba otros deportes. Busca una actividad que se realice en lugares con aire acondicionado, sudarás y quemarás muchas calorías.

     Durante la temporada de calor no olvides mantener una buena hidratación y una alimentación rica en frutas y verduras. También puedes usar ropa deportiva fresca que tenga ventilación estratégica en su confección o que esté elaborada con telas especiales. ¡Que no te detenga el calor! y ya sabes que todos nuestros especialistas están para ayudarte y orientarte.

 

Como tener la piel perfecta para verano

Redes BC PIEL PERFECTA

Si quieres lucir una piel bonita, luminosa, sana y con un bronceado homogéneo necesitamos preparar la piel desde dentro y por fuera.

Prepara la piel por fuera para el periodo estival

  • Exfoliación: Consigue eliminar el exceso de células muertas que restan luminosidad a la piel e impiden el reflejo de la luz, para un bronceado homogéneo, la exfoliación debe de realizarse unos 10 días antes de la exposición solar.
  • Hidratación: La hidratación en profundidad es imprescindible para lucir una piel bonita en verano, ya que contribuye a que su superficie sea homogénea y luminosa.
  • Área facial: patas de gallo, cuello y escote se caracterizan por presentar una piel mucho más fina que en el resto del cuerpo. Son zonas especialmente sensibles al sol que deben ser protegidas con cremas hidratantes ricas en glicerina, ácido hialurónico y vitamina B3.
  • Área corporal: la piel del cuerpo debe ser hidratada en profundidad. Para ello es necesario mantener un ritual de hidratación durante la primavera y doblar la sesión de hidratación en verano, aplicando cremas ricas en nutrientes dos veces al día.
  • Protección: Con la llegada del verano debemos adoptar unos cuidados mínimos con el sol, tales como evitar la exposición solar entre las 12:00 y 16:00 H  ya que esta en su máxima verticalidad, comenzar tomando el sol en tramos cortos de tiempo durante los primeros días y por supuesto aplicarnos antes y durante la exposición solar cremas con pantalla de protección solar, al menos de factor 15.
  • Colorea” tu piel antes: lo sabemos, ponerte en biquini cuando estás completamente blanca no influye favorablemente en nuestro autoestima. Los autobronceadores son la solución más práctica aunque pueden llegar a ser un arma de doble filo. La línea Corpora permite, gracias a la tecnología de bronceado adaptable reproducir todos los tonos de un bronceado  natural, ya que por primera vez, la molécula autobronceadora de DHA de origen vegetal se combina con la melanina para imitar el bronceado natural de la piel, ayudando a reducir efectos indeseados como pueden el efecto naranja.

Prepara la piel por fuera para el periodo estival

 – Sustancias que favorecen el bronceado

  • Para obtener un bronceado homogéneo y duradero y al mismo tiempo ayudar a la piel a defenderse de la producción de radicales libres, que es acelerada por la exposición a los rayos ultravioleta, es importante enriquecer los alimentos unas semanas antes con sustancias que contengan alfa y beta carotenos.
  • Encontraremos beta carotenos en alimentos clásicos como la zanahoria, pero también en tomates, albaricoques, verduras y hortalizas de hoja verde, entre otros. Los alfa carotenos se encuentran en vegetales como el kiwi o el brócoli. Los alfa y beta carotenos facilitan la producción de melanina y con ello la defensa de la piel frente a la agresión solar, además de funcionar como antioxidantes.

Consulta a nuestras esteticistas como tener una piel perfecta

Cómo tener una piel perfecta en verano

Redes BC PIEL PERFECTASi quieres lucir una piel bonita, luminosa, sana y con un bronceado homogéneo necesitamos reparar la piel desde dentro y por fuera.

Preparar la piel por fuera para el periodo estival

  • Exfoliación: Consigue eliminar el exceso de células muertas que restan luminosidad a la piel e impiden el reflejo de la luz, para un bronceado homogéneo, la exfoliación debe de realizarse unos 10 días antes de la exposición solar
  • Hidratación: La hidratación en profundidad es imprescindible para lucir una piel bonita en verano, ya que contribuye a que su superficie sea homogénea y luminosa.

                  Área facial: patas de gallo, cuello y escote se caracterizan por presentar una piel mucho más fina que en el resto del cuerpo. Son zonas especialmente sensibles al sol que deben ser protegidas con cremas hidratantes ricas en glicerina, ácido hialurónico y vitamina B3.

                 Área corporal: la piel del cuerpo debe ser hidratada en profundidad. Para ello es necesario mantener un ritual de hidratación durante la primavera y doblar la sesión de hidratación en verano, aplicando cremas ricas en nutrientes dos veces al día. 

  • Protección: Con la llegada del verano debemos adoptar unos cuidados mínimos con el sol, tales como evitar la exposición solar entre las 12:00 y 16:00 H  ya que esta en su máxima verticalidad, comenzar tomando el sol en tramos cortos de tiempo durante los primeros días y por supuesto aplicarnos antes y durante la exposición solar cremas con pantalla de protección solar, al menos de factor 15.
  • Colorea” tu piel antes: lo sabemos, ponerte en biquini cuando estás completamente blanca no influye favorablemente en nuestro autoestima. Los autobronceadores son la solución más práctica aunque pueden llegar a ser un arma de doble filo. La línea Corpora permite, gracias a la tecnología de bronceado adaptable reproducir todos los tonos de un bronceado  natural, ya que por primera vez, la molécula autobronceadora de DHA de origen vegetal se combina con la melanina para imitar el bronceado natural de la piel, ayudando a reducir efectos indeseados como pueden el efecto naranja.

Sustancias que favorecen el bronceado

  • Para obtener un bronceado homogéneo y duradero y al mismo tiempo ayudar a la piel a defenderse de la producción de radicales libres, que es acelerada por la exposición a los rayos ultravioleta, es importante enriquecer los alimentos unas semanas antes con sustancias que contengan alfa y beta carotenos.
  • Encontraremos beta carotenos en alimentos clásicos como la zanahoria, pero también en tomates, albaricoques, verduras y hortalizas de hoja verde, entre otros. Los alfa carotenos se encuentran en vegetales como el kiwi o el brócoli. Los alfa y beta carotenos facilitan la producción de melanina y con ello la defensa de la piel frente a la agresión solar, además de funcionar como antioxidantes.

Cómo cuidar de tú pelo en verano

 

verano

Con el comienzo del verano y de las vacaciones nuestro pelo sufre mucho por el cloro, el agua salada, el sol, el sudor, etc…

Nosotros podemos ayudarlo con muy poco esfuerzo para qué nuestro pelo esté mucho mejor, para ello, os damos estos consejos que son muy fáciles de seguir:

  • Hidrata tu cuerpo: consume frutas, verduras, zumos naturales y mucha, mucha agua. 
  • Evita la exposición directa al sol de tu pelo utilizando gorras, sombreros, pañuelos, etc…
  • Utiliza champús específicos para el verano (con filtros solares) libres de parabenos y adecuados a cada tipo de pelo, esto hará que aunque la frecuencia de lavado sea superior al invierno, el cabello no se va tan afectado.
  • Después de tomar un baño en la playa o piscina es conveniente lavar el cabello y aclararlo con agua dulce y tibia.
  • Moja el cabello con agua dulce antes entrar en la piscina o el mar, de este modo se absorberá menos cloro y sal.
  • Usa aceites esenciales antes de bañarte como el aceite de argán, de coco, o de oliva en tu cabello antes de bañarte. Te ayudará a hidratarlo y protegerlo.
  • Lava tu cabello con bicarbonato de sodio; este ingrediente ayuda a retirar cualquier suciedad o residuos del cabello, como el cloro o el agua salada. Para ello podemos agregar una cucharada grande al bote de champú, lo agitamos bien y listo.
  • Usa mascarilla hidratante 1 vez por semana. Realiza una mezcla de huevo, miel, y aguacate. Y aplica sobre el cabello húmedo por 30 minutos. Esto te ayudará a hidratar el cabello y nutrirlo en profundidad.

¡Disfruta de la vida y del verano¡

 

 

 

Cuida tu alimentación durante el verano

El verano son esas canciones pegadizas que suenan por lo alto en los mercadillos y bares de playa. Si atendemos a sus títulos, no siempre nos aconsejan bien lo que debe ser la alimentación en época estival: la mayonesa, el chiringuito o la barbacoa son algunos ejemplos.

Sin embargo, existen muchas alternativas deliciosas, frescas y saludables que permiten alimentarse correctamente sin dejar huella en tu bolsillo.

Ya sea para comer fuera de casa, bajo el fresquito de un ventilador o al sol de la playa, las opciones para comer bien y no acabar el verano con unos kilos de más por culpa de los malos hábitos son numerosas.

Sólo debes concienciarte de que es posible alimentarte de otra manera, adaptándote al ritmo y condiciones climáticas de las vacaciones sin renunciar a la salud y el paladar.

Toma nota de cómo conseguirlo con nuestra dieta de verano:

1-ENSALADAS, TU ALIADO:

Las ensaladas son el punto fuerte de la dieta mediterránea, se adaptan a los gustos de cada uno, tienen un gran contenido en agua y en nutrientes, aportan pocas calorías, sacian el hambre e hidratan nuestra piel, ¿qué más puedes pedir?

2-PLATOS ÚNICOS:

Aquí van algunas sabrosas propuestas que, además, son muy sanas y poco calóricas:

– Pescado a la plancha con una juliana de verduras y patatas cocidas.

– Filete de ternera con una ensalada de arroz y rodaja de tomate.

– Salteado de huevo con champiñones, gambas y tomate natural.

De esta forma realizamos una comida equilibrada con su ración de verduras, cereales y proteínas, sin aportar excesos de grasa como son los fritos, los precocinados o las salsas.

3- SOPAS FRÍAS Y CREMAS:

Ahora la sopa se toma fría. Nos ayuda a alcanzar los niveles óptimos de hidratación y es un plato único repleto de vitaminas y minerales.

¿Todavía no sabes a qué nos referimos?

Se trata de platos como el gazpacho, la vichyssoise (crema de puerros), la crema de calabacín, la crema de pepino y yoguro el ajoblanco (sopa fría). ¡Haz que la batidora se sienta protagonista en tu cocina!

4- FRUTAS Y DULCES:

 La fruta fresca es una buena opción y se puede comer a cualquier hora. Si eliges la de temporada (ciruela, cereza, sandía, pera de agua, melón, papaya…) verás incrementado su valor nutritivo y sus efectos beneficiosos para el organismo, y además su precio es menor. Las frutas propias del verano, al haber madurado con el sol, son más ricas en vitaminas y compuestos bioactivos antioxidantes.

Haz macedonias grandes y alíñalas con zumo de naranja, así siempre habrá fruta lista para comer.

Los batidos y granizados son otra opción natural de tomar fruta e hidratarte, ponles yogur o leche y serán más nutritivos.

????????????

Un imprescindible del verano son los helados, puedes hacerlos caseros poniendo el zumo de cualquier fruta con leche o con té en un molde especial con un palito y al congelador. Tendrás un polo de hielo muy natural, sin aditivos ni colorantes añadidos.

Y si estás cuidando tu línea, elige siempre los helados de agua frente a los de base láctea, que contienen más grasas y azúcares.

Recuerda que se recomienda un consumo de tres piezas de fruta al día.

5- BRONCÉATE DESDE LA MESA:

Si queremos un moreno envidiable, podemos llenar la nevera de alimentos ricos en antioxidantes que previenen la foto-oxidación y proporcionan un bronceado saludable y duradero.

La zanahoria, el tomate, el melocotón o los frutos rojos (fresas, sandía, cerezas) son frutas ricas en antioxidantes, carotenos y vitaminas A, E y C. Estos nutrientes nos ayudan a frenar la acción de los radicales libres y a prevenir el efecto de envejecimiento provocado por los rayos del sol.

Asimismo, los reyes de la vitamina C son frutas como la naranja, el kiwi, la grosella, el limón o el pomelo, mientras que los productos más ricos en vitamina E son el aceite de oliva, el aguacate y el maíz.

6. ALIMENTOS DE RIESGO:

Las altas temperaturas nos pueden jugar una mala pasada con ciertos alimentos, ya que son el cultivo ideal para el desarrollo de infecciones alimentarias, tales como la salmonella, la toxina botulínica o la desgraciadamente famosa Escherichia coli.

Para evitarlas, presta especial atención al huevo y a los alimentos preparados con él (mayonesas, flanes, natillas, claras a punto de nieve). Utiliza sólo huevos convenientemente envasados, etiquetados y adquiridos en establecimientos autorizados. Consérvalos en el frigorífico desde su adquisición hasta el momento en el que se vayan a utilizar.

7. PIDE CONSEJO A UN PROFESIONAL:

Si quieres encontrar una dieta que se adapte a ti, pide consejo a nuestros nutricionistas. Ellos estudiarán tu perfil para realizar una dieta personalizada y efectiva.

Desintoxica tu piel: Adiós a la retención de líquidos

La retención de líquidos se manifiesta como una hinchazón de los tejidos blandos debido a la acumulación de agua especialmente en estas zonas.

El agua es el elemento más abundante del organismo y alcanza el 72% del peso corporal de un adulto. Está distribuida en tres grandes compartimentos:

– Intracelular: La que se encuentra dentro de las células.

– Intravascular: La que se encuentra dentro de los vasos sanguíneos.

– Intersticial: La que se encuentra entre ambos, es decir, en los tejidos que hay alrededor de las células.

Estos compartimentos están separados por una membrana semipermeable que permite el paso de líquidos y ciertos componentes de los mismos. La retención se produce cuando existe un desequilibrio entre las fuerzas que regulan el paso de los líquidos de un compartimento a otro. Si el paso de agua del espacio intravascular al intersticial es abundante aparece este problema.

La acumulación de líquidos en los tejidos se puede producir por múltiples causas; genéticas, nutricionales, posturales, hormonales, traumatismos, enfermedades e incluso por la ropa que utilizamos. La localización más típica es en las piernas, sobre todo en los tobillos, y en las manos, pero se puede acumular en cualquier zona. La retención de líquidos da lugar a un aumento de volumen de la zona donde se produce y está acompañada por ciertos síntomas como pesadez e incluso dolor. A parte de ser un problema estético se puede convertir en un problema de salud, ya que provoca el aumento de la tensión arterial y el mal funcionamiento del riñón.

¿Cómo se trata?

La retención de líquidos no es difícil de combatir si se aplican los tratamientos estéticos adecuados y se sigue una dieta rica en alimentos diuréticos:

Presoterapia: Es un método que se utiliza para facilitar la eliminación de grasas y líquidos activando el sistema de drenaje linfático. Se efectúa introduciendo brazos, piernas y abdomen en unas fundas a las cuales se les suministra aire a presión de forma programada para producir un masaje que favorece el drenaje de los líquidos.

Endermología LPG: Este tratamiento produce un masaje intenso y una aspiración de la superficie cutánea mediante rodillos aplicados en la zona a tratar. Reduce la retención de líquidos y favorece la eliminación de toxinas.

Terapia vibracional: Consiste en una plataforma que realiza un movimiento vibratorio intenso induciendo una mejora del tono muscular y de la elasticidad del cuerpo. Asimismo, activa el metabolismo y ayuda a la eliminación de toxinas y líquidos.

Masajes drenantes manuales: Técnica de masaje que estimula la circulación de la linfa (líquido que recorre los vasos linfáticos) movilizando las sustancias orgánicas. Actúa sobre las vías del sistema linfático potenciando su misión principal, que consiste en eliminar sustancias de desecho y toxinas que quedan acumuladas en el organismo.

????????????

Sabías que…

El agua depura el organismo, es laxante. Debemos beber unos 2 litros diarios para que la actividad del riñón sea regular y se eliminen las toxinas que causan esa retención de líquidos

Existe un gran número de alimentos que presentan propiedades diuréticas, de modo que al incluirse en una dieta equilibrada provocan efectos beneficiosos para el organismo. Esto es así ya que estimulan también el funcionamiento del riñón que, a través de la orina, favorece la pérdida de sales y agua de la sangre, acelerando la eliminación de las toxinas generadas por el cuerpo a través del metabolismo. Algunos de estos alimentos con propiedades diuréticas son la cebolla, habas, espárragos, piña, alcachofa, naranjas, cerezas, melocotón, fresas, sandía, uvas, etc

Si quieres evitar la retención de líquidos, nuestros especialistas aconsejan:

1- Llevar una buena alimentación. Consumir vegetales, frutas y abundante agua.

2- Reducir todo lo posible la ingesta de sal y sodio en las comidas. Evitar la sal fina de mesa, la sal gruesa de cocina, aderezos, manteca y margarina, sopa, cremas, fiambres, embutidos, comidas enlatadas, productos panificados y galletas.

3- Realizar ejercicio. Una buena caminata diaria es muy efectiva para evitar que el agua se estanque en piernas y tobillos. Andar en bicicleta media hora al día o acudir al gimnasio y hacer 15 minutos de bicicleta estática al menos tres veces a la semana ayuda a equilibrar el buen funcionamiento del organismo. Recostarse en el suelo y elevar y bajar las piernas ayuda a que circule la sangre.

4- No tomar diuréticos. No solucionan el problema de manera eficaz y siempre se debe consultar antes a un profesional de la salud.

Conclusión

Sigue una alimentación sana y haz un poco de deporte a diario. Y, sobre todo, consulta con un profesional de nuestros Beauty Centers para que te asesore y te recomiende el tratamiento más adecuado.