Di adiós a la celulitis

La celulitis es un fenómeno que afecta al 98% de las mujeres y en su aparición intervienen diferentes factores. La genética, el sedentarismo y los problemas hormonales y circulatorios son clave, pero también influyen poderosamente otras causas, como una mala alimentación y unos hábitos de vida poco saludables.

La celulitis puede combatirse, pero para ello es necesario constancia. Así, debemos asumir que tenemos que incluir en nuestra vida diaria una pequeña tabla de ejercicios que, además, no nos llevará mucho tiempo realizarla.

Este tipo de ejercicios es mejor realizarlos con un Entrenador Personal, el cual nos guiará sobre los mejores entrenamientos, ya sean de tipo cardiovascular y/o muscular, atendiendo siempre a nuestras necesidades y perfiles.

Asimismo, existen diversos tratamientos de belleza disponibles en nuestros centros que te ayudarán a combatir la celulitis y a acabar con ella.

img BC 2

DIAGNÓSTICO

Para solucionar esta problemática lo más importante es un buen diagnóstico. Por tanto, debemos realizar una sesión previa al tratamiento de la mano de un especialista para saber en qué estado se encuentran los tejidos y cuál es el nivel de retención de líquidos que tenemos para poder preparar un tratamiento totalmente ajustado y personalizado a cada caso.

TRATAMIENTOS

Una vez sepamos en qué fase realmente nos encontramos y el tipo de celulitis que tenemos (más enquistada, con flacidez, etc), prepararemos un tratamiento específico que variará dependiendo de la persona y del momento en el que se encuentre.

Radiofrecuencia: Nos ayuda a disolver el adipocito (la célula de la grasa) mediante un calor seco e interno, estimulando el colágeno y la elastina. Esto provoca una reafirmación de los tejidos y es más aconsejable cuando hay flacidez.

Vacumterapia: Nos ayuda a oxigenar esos tejidos y a dejarlos preparados para drenar la grasa, quemarla o eliminarla.

Cavitación: Nos ayuda a liberar la grasa que se acumula solo en determinadas zonas. Sus resultados son muy notables.

Presoterapia: Nos ayuda a drenar, activando así el retorno venoso y eliminando líquidos, toxinas e impurezas.

PRODUCTOS

Además, debemos utilizar cremas a diario. Existen cremas anticelulíticas indicadas para zonas determinadas como caderas, muslos, abdomen y flancos y cremas reafirmantes para zonas como brazos o senos.

El éxito de este tipo de productos está en la constancia, por lo que después de la ducha aplicaremos la crema específica en la zona a tratar. Cuando sea para las piernas, los movimientos para aplicar dicho producto serán siempre ascendentes, al igual que en los brazos. En los senos realizaremos movimientos circulares, de la misma manera que en el abdomen, donde también aplicaremos el producto circularmente.

HÁBITOS A TENER EN CUENTA

Es muy importante realizar un buen tratamiento y mantener constancia a lo largo del mismo, pero no hay que olvidar nunca la alimentación.

Así, la alimentación de una persona que padezca celulitis o quiera evitarla debe ser variada, baja en sal y rica en frutas, verduras y fibra. En este tipo de casos la orientación de un nutricionista es fundamental puesto que sabrá perfectamente el aporte de hidratos y proteínas que debemos ingerir.

Asimismo, la hidratación es clave. Es necesario beber abundante agua para evitar la retención y acumulación de líquidos y toxinas.

Por el contrario, fumar, tomar demasiado café o sustancias estimulantes y beber líquidos con gases o aguas carbonatadas influye negativamente en mujeres con celulitis.

Además, debemos eliminar radicalmente de nuestra alimentación la comida fast food, los azucares refinados y el alcohol, puesto que solo aporta calorías vacías que se acumulan en forma de grasa precisamente en las zonas más conflictivas.

CONCLUSIÓN

Para combatir y frenar la aparición de la celulitis es fundamental mantener buenos hábitos de vida, beber abundante agua, tener una buena alimentación, realizar el aporte diario recomendado de ejercicio físico y aplicar tratamientos estéticos específicos y ajustados a cada persona de la mano de un profesional.

Solicita ya tu diagnóstico a nuestras esteticistas en tú centro de referencia.

Desintoxica tu piel: Adiós a la retención de líquidos

La retención de líquidos se manifiesta como una hinchazón de los tejidos blandos debido a la acumulación de agua especialmente en estas zonas.

El agua es el elemento más abundante del organismo y alcanza el 72% del peso corporal de un adulto. Está distribuida en tres grandes compartimentos:

– Intracelular: La que se encuentra dentro de las células.

– Intravascular: La que se encuentra dentro de los vasos sanguíneos.

– Intersticial: La que se encuentra entre ambos, es decir, en los tejidos que hay alrededor de las células.

Estos compartimentos están separados por una membrana semipermeable que permite el paso de líquidos y ciertos componentes de los mismos. La retención se produce cuando existe un desequilibrio entre las fuerzas que regulan el paso de los líquidos de un compartimento a otro. Si el paso de agua del espacio intravascular al intersticial es abundante aparece este problema.

La acumulación de líquidos en los tejidos se puede producir por múltiples causas; genéticas, nutricionales, posturales, hormonales, traumatismos, enfermedades e incluso por la ropa que utilizamos. La localización más típica es en las piernas, sobre todo en los tobillos, y en las manos, pero se puede acumular en cualquier zona. La retención de líquidos da lugar a un aumento de volumen de la zona donde se produce y está acompañada por ciertos síntomas como pesadez e incluso dolor. A parte de ser un problema estético se puede convertir en un problema de salud, ya que provoca el aumento de la tensión arterial y el mal funcionamiento del riñón.

¿Cómo se trata?

La retención de líquidos no es difícil de combatir si se aplican los tratamientos estéticos adecuados y se sigue una dieta rica en alimentos diuréticos:

Presoterapia: Es un método que se utiliza para facilitar la eliminación de grasas y líquidos activando el sistema de drenaje linfático. Se efectúa introduciendo brazos, piernas y abdomen en unas fundas a las cuales se les suministra aire a presión de forma programada para producir un masaje que favorece el drenaje de los líquidos.

Endermología LPG: Este tratamiento produce un masaje intenso y una aspiración de la superficie cutánea mediante rodillos aplicados en la zona a tratar. Reduce la retención de líquidos y favorece la eliminación de toxinas.

Terapia vibracional: Consiste en una plataforma que realiza un movimiento vibratorio intenso induciendo una mejora del tono muscular y de la elasticidad del cuerpo. Asimismo, activa el metabolismo y ayuda a la eliminación de toxinas y líquidos.

Masajes drenantes manuales: Técnica de masaje que estimula la circulación de la linfa (líquido que recorre los vasos linfáticos) movilizando las sustancias orgánicas. Actúa sobre las vías del sistema linfático potenciando su misión principal, que consiste en eliminar sustancias de desecho y toxinas que quedan acumuladas en el organismo.

????????????

Sabías que…

El agua depura el organismo, es laxante. Debemos beber unos 2 litros diarios para que la actividad del riñón sea regular y se eliminen las toxinas que causan esa retención de líquidos

Existe un gran número de alimentos que presentan propiedades diuréticas, de modo que al incluirse en una dieta equilibrada provocan efectos beneficiosos para el organismo. Esto es así ya que estimulan también el funcionamiento del riñón que, a través de la orina, favorece la pérdida de sales y agua de la sangre, acelerando la eliminación de las toxinas generadas por el cuerpo a través del metabolismo. Algunos de estos alimentos con propiedades diuréticas son la cebolla, habas, espárragos, piña, alcachofa, naranjas, cerezas, melocotón, fresas, sandía, uvas, etc

Si quieres evitar la retención de líquidos, nuestros especialistas aconsejan:

1- Llevar una buena alimentación. Consumir vegetales, frutas y abundante agua.

2- Reducir todo lo posible la ingesta de sal y sodio en las comidas. Evitar la sal fina de mesa, la sal gruesa de cocina, aderezos, manteca y margarina, sopa, cremas, fiambres, embutidos, comidas enlatadas, productos panificados y galletas.

3- Realizar ejercicio. Una buena caminata diaria es muy efectiva para evitar que el agua se estanque en piernas y tobillos. Andar en bicicleta media hora al día o acudir al gimnasio y hacer 15 minutos de bicicleta estática al menos tres veces a la semana ayuda a equilibrar el buen funcionamiento del organismo. Recostarse en el suelo y elevar y bajar las piernas ayuda a que circule la sangre.

4- No tomar diuréticos. No solucionan el problema de manera eficaz y siempre se debe consultar antes a un profesional de la salud.

Conclusión

Sigue una alimentación sana y haz un poco de deporte a diario. Y, sobre todo, consulta con un profesional de nuestros Beauty Centers para que te asesore y te recomiende el tratamiento más adecuado.