Drenaje Linfático

A4-WB-DRENAJE-LINFATICO_REDES

El Drenaje Linfático Manual es una técnica de masoterapia que pertenece al campo de la Terapia Física y el masaje terapéutico, que se realiza con el fin de producir un desplazamiento del líquido linfático cuando el caso lo requiera siempre en base a un estudio profundo de la anatofisiopatologia del sistema linfático.

Para realizar un drenaje linfático manual realmente beneficioso para el paciente, es necesario conocer acerca del sistema linfático.

El sistema linfático es el encargado de drenar el plasma excedente generado a partir de los procesos de intercambio celular. Del mismo modo, este sistema funciona como un excelente filtro para atrapar bacterias y residuos del organismo, siendo por lo tanto, un componente de suma importancia dentro del sistema inmunológico.

El sistema linfático se compone de un sistema de tubos ramificados al que drenan los líquidos intersticiales.

En consecuencia, desde  los tejidos el líquido intersticial pasa al interior de los vasos linfáticos más finos conocidos como “linfangiones”, que se van uniendo para formar vasos cada vez más gruesos, los cuales finalizan en la circulación general por medio de dos voluminosos canales:

  • El canal Torácico, también conocido como Cisterna de Pecquet o el Reservatorio de Quilo: Mide 40com de largo, es en donde los vasos linfáticos de MMII  vierten su contenido. Se sitúa aproximadamente a nivel de L1-L2. Asciende a lo largo del lado izquierdo de las vértebras torácicas y termina en el tronco braquio cefálico izquierdo: vena yugular interna o subclavia.
  • La Gran Vena Linfática:  La Linfa del lado derecho de la cabeza, el cuello, brazo derecho y lado derecho de la pared torácica penetra en el tronco venoso braquio-cefálico derecho por la Gran Vena Linfática, la cual termina en la vena subclavia derecha.

Entre los líquidos intersticiales encontramos:

  • LCR
  • Liquido del ojo
  • Liquido Intra Pleural
  • Liquido Intra Peritoneal
  • Liquido Intra Sinovial
  • Liquido Linfático

Indicaciones del Drenaje Linfático Manual

Los casos en los cuales se puede utilizar el drenaje linfático manual como parte del tratamiento con muchos, dentro de ellos cabe mencionar:

En edemas de tipo:

  • Por obstrucción linfática
  • Post traumáticos  y post quirúrgicos (por ejemplo en pacientes post mastectomizadas)
  • De origen reumático
  • Por estasis venosa o post trombótico
  • Post infeccioso
  • Dermatológico
  • Post radiación
  • Por metástasis (Linfedema Maligno)
  • Por quemaduras
  • Linfedema esencial (Enfermedad de Molroy)
  • Linfedema congénito
  • Alérgico

En estética:

El drenaje linfático manual se utiliza en estética para combatir situaciones como:

  • Limpieza de la piel en profundidad
  • Arrugas
  • Bolsas debajo de los ojos
  • Perdida de cabello
  • Busto Celulitis
  • Piernas pesadas
  • Manos arrugadas
  • Antiestrés

Contraindicaciones del Drenaje Linfático Manual

Las contraindicaciones del drenaje linfático manual se encierran en:

  • Infarto del Miocardio
  • Angina de Pecho
  • Edema por insuficiencia cardiaca descompensada
  • Tumores malignos
  • Hipo o Hipertensión severa
  • Hipertiroidismo
  • Zona purulenta o supurante
  • Enfermedades de la piel
  • Edema Nefrótico
  • Infecciones Agudas
  • Fiebre
  • Flebitis, trombosis, tromboflebitis

Aplicación del Drenaje Linfático Manual

Las técnicas se deben realizar en el siguiente orden:

    • Aspiraciones ganglionares
    • Drenaje o maniobras de llamada
    • Compresión
    • Aspiraciones ganglionares

Objetivos del tratamiento:

  • Aumentar la función del retorno venoso y reducir la estasis capilo-venicular
  • Aumentar la velocidad circulatoria, venosa y linfática
  • Aumentar la permeabilidad capilar linfática y mejorar la atonía vascular
  • Reducir los edemas

En todos nuestros centros puedes acceder a este servicio en el área de Fisioterapia.

 

Desintoxica tu piel: Adiós a la retención de líquidos

La retención de líquidos se manifiesta como una hinchazón de los tejidos blandos debido a la acumulación de agua especialmente en estas zonas.

El agua es el elemento más abundante del organismo y alcanza el 72% del peso corporal de un adulto. Está distribuida en tres grandes compartimentos:

– Intracelular: La que se encuentra dentro de las células.

– Intravascular: La que se encuentra dentro de los vasos sanguíneos.

– Intersticial: La que se encuentra entre ambos, es decir, en los tejidos que hay alrededor de las células.

Estos compartimentos están separados por una membrana semipermeable que permite el paso de líquidos y ciertos componentes de los mismos. La retención se produce cuando existe un desequilibrio entre las fuerzas que regulan el paso de los líquidos de un compartimento a otro. Si el paso de agua del espacio intravascular al intersticial es abundante aparece este problema.

La acumulación de líquidos en los tejidos se puede producir por múltiples causas; genéticas, nutricionales, posturales, hormonales, traumatismos, enfermedades e incluso por la ropa que utilizamos. La localización más típica es en las piernas, sobre todo en los tobillos, y en las manos, pero se puede acumular en cualquier zona. La retención de líquidos da lugar a un aumento de volumen de la zona donde se produce y está acompañada por ciertos síntomas como pesadez e incluso dolor. A parte de ser un problema estético se puede convertir en un problema de salud, ya que provoca el aumento de la tensión arterial y el mal funcionamiento del riñón.

¿Cómo se trata?

La retención de líquidos no es difícil de combatir si se aplican los tratamientos estéticos adecuados y se sigue una dieta rica en alimentos diuréticos:

Presoterapia: Es un método que se utiliza para facilitar la eliminación de grasas y líquidos activando el sistema de drenaje linfático. Se efectúa introduciendo brazos, piernas y abdomen en unas fundas a las cuales se les suministra aire a presión de forma programada para producir un masaje que favorece el drenaje de los líquidos.

Endermología LPG: Este tratamiento produce un masaje intenso y una aspiración de la superficie cutánea mediante rodillos aplicados en la zona a tratar. Reduce la retención de líquidos y favorece la eliminación de toxinas.

Terapia vibracional: Consiste en una plataforma que realiza un movimiento vibratorio intenso induciendo una mejora del tono muscular y de la elasticidad del cuerpo. Asimismo, activa el metabolismo y ayuda a la eliminación de toxinas y líquidos.

Masajes drenantes manuales: Técnica de masaje que estimula la circulación de la linfa (líquido que recorre los vasos linfáticos) movilizando las sustancias orgánicas. Actúa sobre las vías del sistema linfático potenciando su misión principal, que consiste en eliminar sustancias de desecho y toxinas que quedan acumuladas en el organismo.

????????????

Sabías que…

El agua depura el organismo, es laxante. Debemos beber unos 2 litros diarios para que la actividad del riñón sea regular y se eliminen las toxinas que causan esa retención de líquidos

Existe un gran número de alimentos que presentan propiedades diuréticas, de modo que al incluirse en una dieta equilibrada provocan efectos beneficiosos para el organismo. Esto es así ya que estimulan también el funcionamiento del riñón que, a través de la orina, favorece la pérdida de sales y agua de la sangre, acelerando la eliminación de las toxinas generadas por el cuerpo a través del metabolismo. Algunos de estos alimentos con propiedades diuréticas son la cebolla, habas, espárragos, piña, alcachofa, naranjas, cerezas, melocotón, fresas, sandía, uvas, etc

Si quieres evitar la retención de líquidos, nuestros especialistas aconsejan:

1- Llevar una buena alimentación. Consumir vegetales, frutas y abundante agua.

2- Reducir todo lo posible la ingesta de sal y sodio en las comidas. Evitar la sal fina de mesa, la sal gruesa de cocina, aderezos, manteca y margarina, sopa, cremas, fiambres, embutidos, comidas enlatadas, productos panificados y galletas.

3- Realizar ejercicio. Una buena caminata diaria es muy efectiva para evitar que el agua se estanque en piernas y tobillos. Andar en bicicleta media hora al día o acudir al gimnasio y hacer 15 minutos de bicicleta estática al menos tres veces a la semana ayuda a equilibrar el buen funcionamiento del organismo. Recostarse en el suelo y elevar y bajar las piernas ayuda a que circule la sangre.

4- No tomar diuréticos. No solucionan el problema de manera eficaz y siempre se debe consultar antes a un profesional de la salud.

Conclusión

Sigue una alimentación sana y haz un poco de deporte a diario. Y, sobre todo, consulta con un profesional de nuestros Beauty Centers para que te asesore y te recomiende el tratamiento más adecuado.