Inducción Miofascial

Redes WB INDUCCIÓN MIOFASCIALEn primer lugar hemos de hacernos una pregunta: ¿Qué es la fascia? Probablemente no sea la primera vez que escuchemos esta palabra, y sin embargo no seamos capaces de ubicarla dentro de nuestro cuerpo.

La fascia es el tejido conectivo, que envuelve los músculos huesos y articulaciones, protegiéndolos, manteniendo la estructura de cuerpo unido y dándonos la forma que tenemos. Podríamos imaginarla como un amplio traje interconectado e ininterrumpido, que envuelve y relaciona  todas las estructuras, músculos, huesos, nervios, vasos, y órganos  permitiendo su correcto funcionamiento debajo de nuestra piel. Además es el material responsable de formar las adherencias y el tejido de cicatrización.

Debido a que el sistema fascial es continuo, cualquier lesión del mismo puede producir dolor y disfunción en otra región del cuerpo, por ejemplo, una lesión a nivel cervical puede repercutir sobre el codo o la muñeca.

fascia

La disfunción fascial puede ser provocada por cualquier tipo de traumatismo en un amplio sentido de la palabra. Podemos referirnos a “traumatismo” tanto por un golpe o caída, como una cirugía, un mal gesto deportivo repetido o una postura inadecuada. Las disfunciones del sistema miofascial no tratadas correctamente y a tiempo llevan al paciente a un círculo vicioso de tensión y espasmo muscular, es decir, producen dolor y frenan la recuperación de la función. Cuando hay una afección directa o indirecta de la fascia el cuerpo busca compensaciones, para continuar realizando su función, estas compensaciones mantenidas por largos periodos de tiempo o frente a situaciones de esfuerzo crean sobrecargas que pueden convertirse en focos de lesiones específicas.

fascia1

Ahora que nos hemos aproximado a la fascia, podemos identificarla mejor y conocer los riesgos de lesión vamos a acercarnos a las técnicas de tratamiento o Terapias de Inducción Miofascial.

Estas técnicas forman parte de las terapias manuales y son un método de evaluación y de tratamiento de los movimientos y presiones sostenidas en todo el sistema fascial para así eliminar sus restricciones y restablecer la alterada función corporal.  La aplicación de las técnicas se puede definir como presiones sostenidas, posicionamientos específicos y muy suaves estiramientos.

¿Qué lesiones se benefician de este tratamiento?

Aunque las Terapias miofasciales abarcan un amplio abanico de posibilidades clínicas, es el aparato locomotor el que más se beneficia de su aplicación, destacando por su efectividad los tratamientos de:

  • Algias vertebrales (lumbalgia, cervicalgia, dorsalgia o ciáticas)
  • Disfunciones de origen tendinoso: túnel del carpo, codo de tenista, codo de golfista, tendinitis del manguito de los rotadores, pata de ganso, cintilla iliiotibial, etc.
  • Fibromialgia
  • Cefaleas de origen mecánico y alteraciones de la articulación de la mandíbula (ATM)
  • Tratamientos de recuperación postquirúrgica, y cicatrices.
  • Síndrome de latigazo cervical  (Whiplash)
  • Fascitis plantar

Si sufres de cualquiera de los síntomas anteriormente mencionados, consulta con nuestr@s fisioterapeutas en cualquiera de nuestr@s centros.

Elimina la tensión muscular a través de la liberación miofascial

¿QUÉ ES LA FASCIA?

Se trata de una membrana de tejido conjuntivo que envuelve las diferentes estructuras de nuestro organismo, variando su grosor en función de su localización. Dos de sus principales características residen en que es muy resistente y prácticamente inextensible.

La fascia se clasifica en dos tipos, en función de su localización:

Superficial: forma una de las capas más profundas de la piel.

Profunda: está en relación con todas las estructuras internas del organismo, y sus funciones son de unión, revestimiento, sostén y transmisión.

Dentro de la fascia profunda encontramos la fascia muscular o miofascia, que está formada por tres partes diferenciadas:

Endomisio: es la envoltura de cada fibra muscular.

Perimisio: es la envoltura de cada haz de fibras musculares.

Epimisio: es la envoltura del conjunto de fibras que forman el músculo.

Los otros dos tipos de fascia profunda son la fascia visceral y las meninges.

¿QUÉ ES LA LIBERACIÓN MIOFASCIAL?

A esta técnica también se le conoce con el nombre de Inducción Miofascial y consiste en una estimulación mecánica del tejido conectivo. Busca conseguir una mejor circulación dentro de este tejido, aumentando el suministro sanguíneo y acelerando así el proceso de curación.

En la aplicación de la técnica se presiona y moviliza el tejido fascial eliminando restricciones, y actuando también en la eliminación de puntos gatillo(1) y zonas fibrosadas(2).

liberacion ok

¿CUÁNDO ESTÁ INDICADA?

Se utiliza tanto en la valoración como en la aplicación de tratamiento.

Esta técnica se aplica:

Cuando se produce un traumatismo directo en el organismo: como en un accidente o en una caída.

En una sobrecarga del sistema miofascial: producida por microtraumatismos repetidos consecuencia de malas posturas, esfuerzos, descompensaciones musculares…

En una inmovilidad prolongada: para estimular la movilidad del organismo en situaciones de sedentarismo.

Todos estos procesos dan lugar a la formación de bandas gatillo, puntos gatillo y distorsiones de diferentes tipos que conllevan dolores puntuales y profundos.

En resumen, los objetivos de la Liberación Miofascial son eliminar las compresiones y restricciones del sistema fascial y restablecer el equilibrio prohibido.

CONTRAINDICACIONES

Contraindicaciones absolutas: patologías circulatorias graves, fracturas óseas, lesiones agudas de tejidos blandos antes de que su cicatrización sea completa, fiebre, pacientes oncológicos, infecciones, osteoporosis en fase avanzada, diabetes avanzada, osteomielitis y falta de aceptación de la técnica por el paciente.

Contraindicaciones relativas: ciertas patologías circulatorias, patologías autoinmunes y reumáticas principalmente en brotes agudos, pacientes psiquiátricos, parálisis cerebral severa, avanzada inestabilidad de columna vertebral, pacientes con tensión extremadamente alta y condiciones ginecológicas especiales (dismenorrea, DIU, primer trimestre de embarazo).

¿CÓMO SE APLICA ESTA TÉCNICA?

Se divide en dos grandes grupos:

Técnicas superficiales: se utilizan para eliminar restricciones superficiales o locales, y también como preparación para la aplicación de técnicas profundas. Consiste en deslizamientos a favor de la limitación fascial.

Técnicas profundas: se aplica sobre tejidos profundos e incluso en aquellos situados en planos transversos, lo que no implica una mayor presión con las manos. Actúa sobre superficies mayores que las técnicas superficiales, como, por ejemplo, el miembro inferior.

CONCLUSIÓN

La Liberación Miofascial forma parte de la terapia manual aplicada en fisioterapia. Es necesaria una correcta valoración del paciente, principalmente de su postura, ya que su aplicación ayuda a eliminar restricciones y dolores del aparato locomotor.

 (1)Punto gatillo miofascial: punto doloroso en el vientre muscular que, al estar activado realizando presión sobre él por ejemplo, además del dolor localizado produce otro irradiado a una zona más o menos lejana.

(2)Fibrosis: es el exceso de entrecruzamientos de las fibras de colágeno en las cicatrices de los tejidos blandos que se forman después de un traumatismo o debido a una hipo movilidad que reduce la flexibilidad del tejido.

Consulta ya con nuestros expertos en la unidad de Fisioterapia.