¿Es Un Reto Ser Madre?

embarazada.jpg

Es difícil saber si podemos calificar de “Reto” el hecho de ser Mamá, pero todas ellas sabrán que es algo que exige mucho de sí mismas.

En O2 Centro Wellness sabemos que desde recién iniciada la gestación lo mejor es mentalizarse y comenzar a planificar el proceso para llevar el embarazo y el post parto de la mejor manera posible.

Hablando del “Reto de ser Mamá” podemos contaros que muchas de nuestras socias lo toman como uno donde compaginar la “vida de antes” y la “vida de después” de ser mamás, tanto en la parte física como mental y emocional, y por ello sabemos cuales son los frentes de actuación principales para que nuestras socias, futuras mamás y mamás a tiempo completo, consigan estar lo mejor posible en cada momento de su vida, mostrándoles aspectos de su biología muchas veces desconocidos incluso para mamás con experiencia.

Tanto el ejercicio físico gestionado con un profesional, como las actividades de relajación, actividades en piscinas, nado para embarazadas, y ante todo la información, hacen que nuestras mamás lleven adelante su embarazo de la mejor manera posible y posteriormente tengan un post parto sin sobresaltos y una recuperación sin sacrificios.

Miedos y dudas habituales de las futuras mamás

Sabemos que cuando llega la etapa de gestación aparecen algunas dudas sobre la conveniencia de realizar ejercicio físico así como del tipo de actividad, de su frecuencia, intensidad y duración. Este incierto criterio da lugar, según reporta la literatura, a que se incrementen las tasas de inactividad física durante el embarazo, oscilando entre el 64,5 % y el 91,5 %, y tiende a ser mayor en el tercer trimestre del embarazo.

La inactividad física durante el embarazo se asocia con una mayor probabilidad de ingreso de los lactantes en las unidades de cuidados intensivos neonatales, de parto pretérmino, de bajo peso al nacer, de restricción del crecimiento intrauterino y, por último, de cesárea. En varios estudios se consta que las mujeres embarazadas son menos activas que las no embarazadas, actividad que decae durante el embarazo.

Se aprecia que el ejercicio físico en mujeres embarazadas es beneficioso para el periodo del embarazo, parto y postparto. Adquiere particular importancia durante la gestación por tratarse de un periodo en el que se producen muchas modificaciones anatómicas y físicas (ej: el crecimiento del útero provoca un cambio en el centro de gravedad de la mujer, lo que conlleva un aumento progresivo de la hiperlordosis lumbar y una rotación de la pelvis respecto al fémur), que requieren de la embarazada una adaptación continua.

Concretamente ha sido demostrado el papel que desempeña la realización de ejercicio físico,  y siempre que no esté contraindicado por alguna patología o por un embarazo de alto riesgo obstétrico, en la prevención del a preeclampsia, la diabetes gestacional, la ganancia excesiva de peso materno, la mejora en el rendimiento del embarazo, la estabilización del humor de la madre, el menor riesgo de padecer venas varicosas, el menor riesgo de trombosis venosas, la reducción de los niveles de disnea y la menor aparición de los episodios de lumbalgia. Además disminuye las molestias causadas por las modificaciones fisiológicas del embarazo como pueden ser las molestias digestivas, el insomnio y problemas psicológicos como la ansiedad o depresión. Por tanto es beneficioso no es solo para la madre, sino también para el bebé, influyendo en una reducción en el número de cesáreas y de partos instrumentados.

Durante el 2º y 3º trimestre, se recomienda además la incorporación a un programa específico de preparación al parto.

Según el estudio desarrollado por las universidades de Granada, Politécnica de Madrid y Europea de Madrid y publicado en la revista British Journal of Sports Medicine, practicar ejercicio moderado tres veces a la semana durante el 2º y el 3º trimestre de gestación disminuye a la mitad el riesgo de tener bebés con más de 4 kg de masa. Como consecuencia directa, reduce las posibilidades de que el parto se produzca por cesárea.

Beneficios de la práctica de ejercicio físico para la madre:

  • Evitan el dolor de espalda baja mediante la realización de ejercicios isométricos específicos para la región lumbo-abdominal, la educación postural y las oscilaciones pélvicas.
  • Mejora de las capacidades metabólicas y cardiopulmonares y reducción del riesgo de diabetes gestacional.
  • Favorecen los procesos del parto.
  • Mantienen el estado de condición física de la madre, reduciendo el índice de fatiga en las actividades cotidianas.
  • Controlan la ganancia de peso de la madre.
  • Mejoran la tolerancia a la ansiedad y la depresión.
  • Mejoran el concepto de imagen corporal.

El prescriptor de ejercicio físico para el embarazo debe ser consciente de que debido a las alteraciones provocadas por esta etapa biológica, se producirán una serie de cambios morfológicos y funcionales, cuyas respuestas típicas al entrenamiento diferirán del patrón habitual. Cambios en la estabilidad y postura (ej: aumento de la lordosis lumbar); aparición de disfunciones del suelo pélvico (debilitamiento e incontinencia urinaria); dolor muscular en los miembros superiores por la modificación en la posición de la cintura escapular y desplazamiento de la cabeza hacia delante, así como la presencia del síndrome de túnel carpiano, frecuente en el tercer trimestre; cambios cardiovasculares, pulmonares y de oxígeno; cambios hormonales ; cambios metabólicos destacando una marcada hiperglucemia debida a fallos en la secreción insulínica; cambios fisiológicos a nivel de requerimientos calóricos e incremento de la temperatura corporal.

Por tanto a pesar que la historia de la relación ejercicio físico-embarazo ha resultado turbulenta, actualmente se dispone de evidencias científicas que fundamentan la inclusión del ejercicio físico entre las mujeres embarazadas, tanto las que hayan sido previamente activas, sedentarias y atletas, siempre supervisado por un profesional del ejercicio especializado.

En O2 Centro Wellness contamos con los mejores expertos en Gimnasia para Embarazadas. ¿A qué esperas? Aquí empieza tu #Reto de ser mamá.

Lucía Guerrero

Licenciada en Inef de O2 Centro Wellness Neptuno (Granada)

Fuentes bibliográficas:

-Mata F, Chulvi I, Roig J, Heredia J.R, Isidro F, Benitez J.D, Guillén del Castillo M. Prescripción del ejercicio físico durante el embarazo. Rev Andal Med Deporte. 2010; 3 (2): 68-79.

-González-Collado F, Ruiz-Giménez A, Salinas-Salinas G. Indicaciones y contraindicaciones del ejercicio físico en la mujer embarazada. Clin Invest Gin Obst. 2013; 40 (2); 72-76.

-Aguilar M, Sánchez A, Rodríguez R, Noack J, Pozo M, López-Contreras G, Mur N. Actividad física en embarazadas y su influencia en parámetros materno-fetales; revisión sistemática. Nutr Hosp; 2014; 30 (4): 719-726.

-Miranda, M.D, Navio, C. (2013). Benefits of exercise for pregnant women. Journal of Sport and Health Research. 5 (2): 229-232.

 

 

¿Qué es la Diabetes?

cartel-nutricion-de-diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que se origina porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la elabora de una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia.

La insulina es una hormona producida por el páncreas. Su principal función es el mantenimiento de los valores adecuados de glucosa en sangre. Permite que la glucosa entre en el organismo y sea transportada al interior de las células, en donde se transforma en energía para que funcionen los músculos y los tejidos. Además, ayuda a que las células almacenen la glucosa hasta que su utilización sea necesaria.

El momento de aparición de la enfermedad, así como las causas y síntomas que presentan los pacientes, dependen del tipo de diabetes:

Diabetes tipo 1

Las edades más frecuentes en las que aparece son la infancia, la adolescencia y los primeros años de la vida adulta. Acostumbra a presentarse de forma brusca y muchas veces independientemente de que existan antecedentes familiares.

Las causas de la diabetes tipo 1 son principalmente la destrucción progresiva de las células del páncreas, que producen insulina. Ésta tiene que administrarse artificialmente desde el principio de la enfermedad. Sus síntomas particulares son el aumento de la necesidad de beber y aumento de la cantidad de orina, la sensación de cansancio y la pérdida de peso a pesar del incremento de las ganas de comer.

Diabetes tipo 2

Surge generalmente en edades más avanzadas y es unas diez veces más frecuente que la anterior. Por regla general, la diabetes tipo 2 también está diagnosticada o la han padecido otras personas de la familia.

Se origina debido a una producción de insulina escasa, junto con el aprovechamiento insuficiente de dicha sustancia por parte de las células. Según qué defecto de los dos predomine, al paciente se le habrá de tratar con pastillas antidiabéticas o con insulina (o con una combinación de ambas). En estos casos el paciente no suele presentar ningún tipo de molestia, ni síntoma específico, por lo que puede pasar desapercibida para la persona afectada durante mucho tiempo.

Diabetes gestacional

Se considera una diabetes ocasional que se puede controlar igual que los otros tipos de diabetes. Durante el embarazo la insulina aumenta para incrementar las reservas de energía. A veces, este aumento no se produce y puede originar una diabetes durante embarazo. Tampoco tiene síntomas y la detección se realiza casi siempre tras el análisis rutinario a que se someten todas las embarazadas a partir de las 24 semanas de gestación. Lo que si aumenta en gran medida el riesgo de desarrollar diabetes al cabo de algunos años.

Síntomas

Entre los principales síntomas de la diabetes se incluyen:

  • Frecuencia en orinar (fenómeno de la cama mojada en los niños).
  • Sensación de hambre inusual.
  • Sed excesiva.
  • Debilidad y cansancio.
  • Pérdida de peso.
  • Irritabilidad y cambios del estado de ánimo.
  • Sensación de malestar en el estómago y vómitos.
  • Vista nublada.
  • Cortaduras y rasguños que no se curan, o se curan lentamente.
  • Picazón o entumecimiento en las manos o los pies.
  • Infecciones recurrentes en la piel, la encía o la vejiga (cistitis).
  • Elevados niveles de glucosa en la sangre y en la orina.Si tiene alguno de estos síntomas, no dude en consultar con su médico y/o nuestros nutricionistas.

Ante cualquier duda, no olvides consultar con nuestros nutricionistas, estarán encantados de asesorarte y ayudarte en todo lo que necesites.

  • Fuente: dmedicina

¿Qué es la Osteopatía?

     osteopatia1_980x6560.jpg

     La Osteopatía es un método de tratamiento de las enfermedades que se basa en los masajes y la manipulación de las articulaciones y se fundamenta en la teoría de que el cuerpo es capaz de elaborar sus propios remedios contra las enfermedades y acepta el método terapéutico y de diagnóstico de la medicina científica.

     Se trata pues, de una disciplina terapéutica y de un conjunto de conocimientos específicos basados en la anatomía y fisiología del cuerpo humano, en el conocimiento de cómo intervienen los diferentes tejidos en la producción de la enfermedad y en la aplicación de técnicas de normalización de las funciones alteradas, técnicas que la Osteopatía ha desarrollado durante más de un siglo de evolución de la disciplina (la primera escuela de Osteopatía data del año 1892 en Estados Unidos) a través de las Escuelas de Osteopatía o Facultades de Medicina Osteopática, dependiendo del desarrollo de la disciplina en cada país.

     En Osteopatía, el tratamiento se realiza mediante suaves manipulaciones orientadas a aliviar el dolor, restaurar funciones y así promover la salud y el bienestar. Se utilizan un amplio abanico de técnicas (estructurales, funcionales, sensoriales, faciales) que respetan los tejidos y no van más allá de los límites que las estructuras del cuerpo establecen.

     Mediante la Osteopatía ayudamos a re-equilibrar el organismo centrándonos en la estructura, mejorando de ese modo el funcionamiento del cuerpo. Para el tratamiento se utilizan técnicas suaves y seguras, adaptadas a cada paciente y a sus necesidades, teniéndose siempre en cuenta la edad, el sexo, la tipología y el estado de salud del mismo, etc.

     Se basa en la creencia de que todos los sistemas del cuerpo están relacionados y, por lo tanto, los trastornos en un sistema afectan el funcionamiento de los otros.

    La osteopatía da solución a la causa del problema. Por ejemplo, tratando y corrigiendo el mal funcionamiento del hígado se alivia el dolor del hombro derecho.

¿Qué Patologías puede tratar la Osteopatía?

  • Dolores articulares, musculares de cuello, cintura, espalda
  • Artrosis
  • Problemas digestivos como hernias hiatales, estreñimiento crónico, úlceras
  • Dolores de cabeza, migrañas
  • Mareos y vértigos (vértigo paroxístico benigno, vértigo de Ménière)
  • Problemas en la articulación mandibular
  • Lesiones deportivas (esguinces, luxaciones, desgarros musculares)
  • Dolores postquirúrgicos
  • Problemas de regurgitación en lactantes
  • Problemas de conducta en niños (niños hiperactivos)
  • Dolores en el embarazo
  • Infecciones urinarias a repetición
  • Incontinencia urinaria
  • Ciáticas
  • Cervicobraquialgias
  • Lordosis, escoliosis, cifosis que cursan con dolor

Conclusión

     Como hemos visto, la osteopatía trabaja bajo la premisa de que la estructura ósea está estrechamente ligada a las funciones del organismo, de manera que a través de las manipulaciones del terapeuta, se restablece la integridad estructural del paciente y, con ello, la correcta funcionalidad del organismo en su conjunto, mejorando así el estado de salud general.

     Los osteópatas manipulan la estructura ósea, pero esa manipulación afecta no solo al sistema mecánico y estructural, sino también a órganos y fluidos internos. Por ello, es muy importante que sea un profesional quien se ocupe de la terapia.

Solicita más información en el área de Fisioterapia de tu club O2 Centro Wellness.

Trabaja el suelo pélvico

El suelo pélvico es un sistema de músculos y ligamentos que cierran el suelo del abdomen manteniendo en posición correcta y en suspensión la vejiga, el útero y el recto en contra de la fuerza de la gravedad. El debilitamiento del suelo pélvico provoca uno o varios de los siguientes trastornos: incontinencia urinaria de esfuerzo, prolapsos (caída de los órganos intraabdominales) y disfunciones sexuales.

Además de las consecuencias físicas, la incontinencia también origina problemas psicológicos y sociales a causa de la pérdida de autoestima y la limitación de la actividad física, sexual y laboral cuando no se recibe tratamiento.

Las consecuencias de las disfunciones del suelo pélvico alteran de forma importante la calidad de vida de la paciente y, en cierta medida, la aíslan al repercutir negativamente en su ritmo de vida cotidiano.

¿Cuáles son las causas que debilitan el suelo pélvico?

  • Embarazo: por el peso del útero.
  • Parto: al pasar el bebé a través de la vagina.
  • Posparto: por ejercitar precozmente abdominales o realizar saltos, practicar deportes o llevar pesos.
  • Deportes: en especial los de “saltos” y de “impacto”.
  • Menopausia: por los cambios hormonales, ya que provocan pérdidas de flexibilidad y atrofia e hipotonía.
  • Herencia: dos de cada diez mujeres tienen debilidad innata en los músculos del suelo pélvico.
  • Hábitos cotidianos: por retener la orina o vestir prendas muy ajustadas.
  • Otras causas: obesidad, estreñimiento, tos crónica, estrés y otras.

¿Cómo identifico y aíslo los músculos del periné para saber cómo se encuentran?

La manera más sencilla de reconocer el músculo perineal es deteniendo la micción a intervalos. Si puedes hacerlo, incluso aunque sea parcialmente, habrás localizado los músculos que deberás ejercitar. Siéntate con las piernas confortablemente abiertas, intenta detener la orina y vuélvela a dejar fluir sin mover las piernas. Si puedes hacerlo sin esfuerzo, es que tienes músculos pélvicos fuertes. Haz esta prueba únicamente para reconocer los músculos; no la realices habitualmente como un ejercicio más ya que podría causarte una infección de orina.

REHABILITACIÓN DEL SUELO PÉLVICO

Los tratamientos más famosos son los  ejercicios de Kegel y los abdominales hipopresivos La idea principal consiste en trabajar la cincha abdominal y el suelo pélvico para reducir la presión intraabdominal. Debido a la complejidad de estos ejercicios, es imprescindible acudir a un fisioterapeuta para que te enseñe a realizarlos personalmente.

????????????????????????

Asimismo, se puede aplicar disciplina miccional, acudir a talleres teórico-prácticos y alternar trabajo de musculatura abdominal profunda con trabajo específico de músculos del suelo pélvico. La calidad en la ejecución del ejercicio es imprescindible en este trabajo, por eso la supervisión y corrección por parte de un fisioterapeuta es muy importante.

Si el tratamiento no se abandona, será muy eficaz, pero el seguimiento es esencial. Y, sobre todo, lo más importante es la prevención.

BENEFICIOS DEL TRABAJO DE SUELO PÉLVICO

– Facilita el parto y el postparto y previene la incontinencia urinaria.

– Mejora las relaciones sexuales.

– Optimiza la postura global.

– Resulta imprescindible en deportistas de élite.

– Optimiza la calidad de vida con obesidad.