Hiperpigmentación – manchas en la piel

Los problemas de hiperpigmentación son las manchas oscuras que salen sobre todo tras la exposición solar en rostro, manos y escote, y no son un caso aislado, de hecho aparecen siempre en algún momento de la vida y cada vez son más las mujeres que se ven afectadas por ellas.

“En Europa, el 20% de las mujeres mayores de 25 años se sienten particularmente incómodas con la aparición de las manchas oscuras. Esta preocupación aumenta con la edad ya que a partir de los 40 años, 1 de cada 3 mujeres tiene alguna hiperpigmentación, llegando a ser el 90% de las mujeres a partir de los 50 años“.

El origen de las manchas se debe a múltiples causas:

  • Una de ellas es la edad.
  • Las cicatrices, hematomas y quemaduras que se han pigmentado cuando entran en contacto con los rayos del sol.
  • Por una causa hormonal que provoca que los melanocitos (las células que se encargan de producir melanina) se acumulen en una zona concreta y entonces el sol las convierte en manchas de color oscuro.

Pero hay más variedad de manchas, como las que se presentan durante el embarazo en el caso de algunas mujeres, especialmente si se han tomado anticonceptivos orales. Surgen en  zonas de la cara, en la barbilla y se las conoce por melasma o cloasma. En ocasiones tampoco los hombres se libran de ellas porque brotan a causa de la toma de algún medicamento y la exposición al sol.

¿Cómo combatir las manchas?

Como  tratamiento para combatir las manchas se encuentra el  tratamiento de IPL (Luz Pulsada),  que capta la melanina, que es el pigmento por el cual está compuesta una mancha; después del tratamiento se produce un oscurecimiento de la misma para irse aclarando gradualmente entre 5 y 7 días.

Es recomendable también intercalar el tratamiento  IPL  con una dermo abrasión con acido Glicolico , a los 7 días para lograr el aclaramiento de toda la zona donde estaba situada la mancha. El protocolo recomendable se sitúa entre las 5 y 10 sesiones dependiendo del diagnóstico de la especialista.

Si el paciente se expone a los factores de riesgo que activan las manchas (melanina), como por ejemplo, exposición solar, medicamentos fotosensibles, tratamientos hormonales…las manchas podrían volver a aparecer e inclusive más acentuadas, por esto mismo, para mantener los resultados, es importante el cuidado de la piel con protección solar y las cremas adecuadas que recomiendan los expertos, con fórmulas magistrales de uso profesional.

En cualquier caso contacta con nuestras esteticistas para que tras una valoración te planifique el mejor tratamiento posible acorde a tus necesidades.

Trabaja el suelo pélvico

El suelo pélvico es un sistema de músculos y ligamentos que cierran el suelo del abdomen manteniendo en posición correcta y en suspensión la vejiga, el útero y el recto en contra de la fuerza de la gravedad. El debilitamiento del suelo pélvico provoca uno o varios de los siguientes trastornos: incontinencia urinaria de esfuerzo, prolapsos (caída de los órganos intraabdominales) y disfunciones sexuales.

Además de las consecuencias físicas, la incontinencia también origina problemas psicológicos y sociales a causa de la pérdida de autoestima y la limitación de la actividad física, sexual y laboral cuando no se recibe tratamiento.

Las consecuencias de las disfunciones del suelo pélvico alteran de forma importante la calidad de vida de la paciente y, en cierta medida, la aíslan al repercutir negativamente en su ritmo de vida cotidiano.

¿Cuáles son las causas que debilitan el suelo pélvico?

  • Embarazo: por el peso del útero.
  • Parto: al pasar el bebé a través de la vagina.
  • Posparto: por ejercitar precozmente abdominales o realizar saltos, practicar deportes o llevar pesos.
  • Deportes: en especial los de “saltos” y de “impacto”.
  • Menopausia: por los cambios hormonales, ya que provocan pérdidas de flexibilidad y atrofia e hipotonía.
  • Herencia: dos de cada diez mujeres tienen debilidad innata en los músculos del suelo pélvico.
  • Hábitos cotidianos: por retener la orina o vestir prendas muy ajustadas.
  • Otras causas: obesidad, estreñimiento, tos crónica, estrés y otras.

¿Cómo identifico y aíslo los músculos del periné para saber cómo se encuentran?

La manera más sencilla de reconocer el músculo perineal es deteniendo la micción a intervalos. Si puedes hacerlo, incluso aunque sea parcialmente, habrás localizado los músculos que deberás ejercitar. Siéntate con las piernas confortablemente abiertas, intenta detener la orina y vuélvela a dejar fluir sin mover las piernas. Si puedes hacerlo sin esfuerzo, es que tienes músculos pélvicos fuertes. Haz esta prueba únicamente para reconocer los músculos; no la realices habitualmente como un ejercicio más ya que podría causarte una infección de orina.

REHABILITACIÓN DEL SUELO PÉLVICO

Los tratamientos más famosos son los  ejercicios de Kegel y los abdominales hipopresivos La idea principal consiste en trabajar la cincha abdominal y el suelo pélvico para reducir la presión intraabdominal. Debido a la complejidad de estos ejercicios, es imprescindible acudir a un fisioterapeuta para que te enseñe a realizarlos personalmente.

????????????????????????

Asimismo, se puede aplicar disciplina miccional, acudir a talleres teórico-prácticos y alternar trabajo de musculatura abdominal profunda con trabajo específico de músculos del suelo pélvico. La calidad en la ejecución del ejercicio es imprescindible en este trabajo, por eso la supervisión y corrección por parte de un fisioterapeuta es muy importante.

Si el tratamiento no se abandona, será muy eficaz, pero el seguimiento es esencial. Y, sobre todo, lo más importante es la prevención.

BENEFICIOS DEL TRABAJO DE SUELO PÉLVICO

– Facilita el parto y el postparto y previene la incontinencia urinaria.

– Mejora las relaciones sexuales.

– Optimiza la postura global.

– Resulta imprescindible en deportistas de élite.

– Optimiza la calidad de vida con obesidad.

Rotura de fibras musculares: causa y clasificación

La mayoría de los deportistas sufren roturas de fibras a lo largo de su vida. Al producirse esta lesión se interrumpe la rutina deportiva habitual ya que obliga a guardar reposo y hacer rehabilitación.

¿QUÉ ES?

Una rotura de fibras es la pérdida de continuidad del vientre muscular. Si a esta lesión se asocia una rotura de la fascia protectora, la envoltura del músculo, se podría producir una hernia siendo ésta una lesión mucho más grave.

¿A QUÉ SE DEBE?

Las causas pueden ser:

  • Contracciones violentas del músculo.
  • Estiramientos bruscos o traumatismo directo sobre el músculo estirado.
  • Que el músculo haya sido sometido a una carga excesiva, aumentando el riesgo cuando ya está fatigado.
  • Movimientos repetidos de un grupo muscular concreto
  • Que no se haya calentado lo suficiente.
  • Falta de hidratación antes y durante el ejercicio, que también puede llevar a una rotura ya que el músculo va perdiendo agua durante el entrenamiento, quedando así menos elástico y con mayor riesgo de lesión.

CLASIFICACIÓN Y CÓMO IDENTIFICARLAS

ROTURA GRADO I: Son los casos menos graves, no hay pérdida de continuidad de las fibras pero sí microrrotura o distensión. Es un dolor que aparece de forma intensa, brusca e instantánea al gesto lesional. Al poco tiempo de la lesión aparece una tumefacción circunscrita al lugar y equimosis (hematoma) entre las 24 horas después que se puede extender hasta los 5 ó 6 días si la lesión es más profunda. En cuanto a la palpación, existe un punto doloroso muy concreto que se puede señalar con la punta del dedo.

ROTURA GRADO II Y III: En el grado II hay un cambio en la forma del músculo ya que se produce una discontinuidad de parte de éste. En la rotura grado III la ruptura es completa. Se produce un dolor vivo, agudo, lacerante y violento que, una vez instaurado, no disminuye ni con el reposo. Hay impotencia funcional y no podemos realizar ninguna actividad con el músculo en cuestión. Siempre aparecen un hematoma y equimosis posteriores a esta lesión, lo que desde nuestra experiencia es bueno que así sea ya que si el sangrado sale al exterior podemos realizar su proceso de reabsorción y limpieza, mientras que si queda entre estructuras dentro de un vientre muscular, la tendencia puede ser a encapsularlo quedando un hematoma interno que dificulte la recuperación de la lesión. A veces es difícil la identificación y catalogación del grado de estas roturas. Si es así, lo ideal es realizar una prueba diagnóstica de imagen que clarifique la intensidad de la rotura.

TRATAMIENTO FISIOTERAPÉUTICO

masseur makes anticellulite massage young woman isolated on white background

Durante la primera fase o fase inflamatoria el tratamiento de elección es la aplicación de hielo con vendaje de compresión, reposo relativo y masaje drenante tipo drenaje linfático manual.

En una segunda fase de la rotura muscular, de duración variable en días, se inician los procesos de cicatrización fisiológica con limpieza de sustancias no deseables y restablecimiento de la circulación, añadiendo al tratamiento masaje transverso, estiramientosy movimientos suaves.

Por último, en la tercera fase de la rotura muscular, que suele coincidir con la tercera o cuarta semana (21-28 días), concluye definitivamente el proceso de cicatrización y remodelación del tejido, así como la integración del patrón de movimiento en el sistema propioceptivo adaptado en una nueva realidad del esquema corporal. Se añade masaje transverso más potente, estiramientos, ejercicios excéntricos e incorporación progresiva al movimiento o actividad habitual, siendo esta última fase la más variable de todas en cuanto a su duración en el tiempo.

PREVENCIÓN

La correcta realización de las fases del entrenamiento, incluyendo calentamiento al principio, buenos gestos durante la práctica deportiva y un buen enfriamiento con una parte de estiramientos para evitar acortamientos y otros problemas musculares pueden ser las armas para reducir el riesgo de sufrir una rotura de fibras, además de una buena hidratación y una dieta equilibrada.

Si aún así (teniendo en cuenta que también existen factores externos, como un traumatismo) sufrimos esta lesión, lo mejor es acudir al fisioterapeuta para comenzar el tratamiento lo antes posible y minimizar las consecuencias. En nuestras áreas de Wellness Balance nuestros profesionales examinarán detenidamente cada caso para aplicar el método más adecuado.