Lesiones Deportivas en MMSS

lesiones-de-hombro-con-logo

Tenis, Pádel, Golf, Baloncesto, Vóley, Balonmano, Fútbol (once, siete, sala), carreras populares… son, actualmente los deportes más practicados en la sociedad. Por la práctica, y de manera común, aparecen lesiones en MMSS (miembros superiores). Vamos a concretar en dos articulaciones (hombro y codo) y tejido blando (músculos). Los deportes de raqueta, el baloncesto y balonmano son las actividades más lesivas a nivel de miembros superiores.

El hombro es la articulación más móvil del cuerpo, lo cual la convierte en muy delicada y propensa a lesiones en el deporte. Es también muy inestable. De ahí la importancia del entrenamiento de la musculatura que se encarga de fijar el hombro. Además, por sus características anatómicas, los músculos se ven obligados a pasar por canales estrechos, donde es fácil que sufran compresiones y desgarros si se realizan esfuerzos muy grandes o muy prolongados en posturas incorrectas. Por esto es fundamental que se extremen las precauciones a la hora de entrenar hombros y se vigile siempre una buena realización del movimiento. Es el encargado de unir el brazo con el torso con 3 huesos:

  • Clavícula
  • Escápula
  • Húmero

Así como músculos, ligamentos y tendones. Está compuesta de un total de cinco articulaciones:

  • Manguito de los rotadores, término anatómico dado al conjunto de músculos y tendones que proporcionan exactamente estabilidad al hombro. 5 músculos principales
  • Supraespinoso
  • Infraespinoso
  • Redondo menor
  • Subescapular
  • Pectoral mayor

Lesiones frecuentes de hombro

  • Tendinopatía o tendinitis de hombro, cuando se produce una inflamación del tendón que afecta al músculo decimos que estamos ante una tendinopatía.
  • Calcificación del ligamento producida por acumulación de calcio en el interior del ligamento, causando dolor.
  • Torcedura o distensión muscular. El síntoma principal de una torcedura es el dolor que puede ir acompañado de inflamación en la zona y pequeños espasmos musculares.
  • Hombro de nadador afecta a muchos nadadores profesionales. Esta lesión se produce por la falta de técnica del nadador o el sobreesfuerzo y movimiento repetitivo y afecta generalmente a atletas jóvenes con entrenamiento intensivo o mayores tras un tiempo largo de inactividad.
  • Sobrecarga muscular se produce por la repetición prolongada del movimiento de un determinado músculo.
  • Artrosis de hombro, es la degeneración de la articulación en la que se produce una pérdida del cartílago.

Factores de riesgo

• Errores de entrenamiento: sobrecargas de repetición y microtraumatismos

• Edad/envejecimiento

• Hipertrofia muscular que disminuye la elasticidad

• Hiperlaxitud ligamentosa que produce inestabilidad en la articulación

• Lesiones previas

• Mala vascularización

Conclusiones y Recomendaciones

Es importante realizar la actividad de forma segura para evitar lesiones y recaídas. Antes de realizar cualquier actividad si queremos hacerlo de forma segura debemos consultar con un profesional, fisioterapeuta o entrenador personal.

• El calentamiento es fundamental para aumentar la temperatura muscular haciéndolo más flexible.

• Realizar una vuelta a la calma de forma progresiva.

• Estirar siempre, al menos al finalizar la actividad. Con esto evitamos acortamientos y sobrecargas.

• Tonificar de forma selectiva la musculatura que implica la articulación para reforzarla.

• Dieta equilibrada para tener el aporte energético necesario al igual que estar bien hidratado para evitar fatigas musculares.

Consulta a los fisioterapeutas de O2 Centro Wellness.

Calentamento Pre – Carrera

Es necesario calentar los músculos para que puedas competir a pleno rendimiento.

A continuación facilito algunos consejos para realizar un buen calentamiento.

Fase genérica: se utilizan ejercicios de preparación física general en los que intervienen los grupos musculares más importantes.

En esta 1ª fase se diferencian 3 subfases:

– Puesta en acción: se realizan ejercicios aeróbicos que aumenten la temperatura corporal, disminuyan la viscosidad muscular y preparen a la musculatura para ser estirada debidamente.

Comienza despacio (andando) y acelera de forma progresiva hasta alcanzar tu ritmo normal de trote. El tiempo de esta subfase deberá ser alrededor de 5´.

– Estiramientos: se estiran los principales músculos trabajados en la puesta en acción. Haz hincapié en la zona del tren inferior, en los glúteos y en los flexores y extensores de cadera, y evita los estiramientos sentado o tumbado porque disminuyen las pulsaciones.

– Ejercicios de fuerza: es conveniente no fatigarse mucho en este apartado. Se trabajará con el propio peso del cuerpo, realizando ejercicios que atiendan a grandes grupos musculares. Progrevos fuertes, multisaltos…

 Fase específica: 

En esta fase se ejecutan los ejercicios que están directamente relacionados con la actividad que vas a realizar posteriormente, en este caso, una carrera. Para ello, deberás ejecutar ejercicios propios de técnica de carrera.

   Descanso entre el calentamiento y la competición: 

Lo ideal es no superar un periodo de 10 minutos de inactividad desde que terminas de calentar hasta que empieza la carrera. Si el descanso llegara a superar los 15′-20′, se empezarían a reducir los efectos del calentamiento. 

  Condicionantes a la hora de realizar el calentamiento: 

– Condición física: una persona poco entrenada se fatiga con mayor facilidad, por lo que debe calentar con una menor intensidad que cuando está en mejores condiciones.

– Hora del día: por la mañana, el cuerpo necesita más tiempo para adaptarse al esfuerzo, por lo que el calentamiento debería ser más extenso que si lo realizamos por la tarde.

– Temperatura: cuando hace frío se necesita un mayor tiempo de calentamiento.

– Edad: con la edad, los músculos, articulaciones, tendones y ligamentos necesitan un mayor tiempo de calentamiento para que puedan adaptarse al ritmo de competición.

Bruno Raso

Responsable del Club de Corredores y Atleta del Club Triatlon O2CW