Dietas Depurativas – Dietas Detox

dieta-detox-desitoxicante
Una dieta depurativa (o de desintoxicación) es un régimen alimenticio que implica un cambio en los hábitos de consumo con el objetivo de “desintoxicar” el cuerpo, mediante la eliminación de toxinas u otros contaminantes.

Las dietas depurativas sugieren que las frutas y las verduras deben suponer la mayor proporción en el consumo de comida. A menudo abogan por limitarse a comer alimentos no procesados. La limitación o eliminación del alcohol es también un factor principal, y se recomienda beber más agua.

Algunos métodos desintoxicante son:

  • Eliminar alimentos que son difíciles de metabolizar, como cafeína, alcohol, comida procesada (incluido cualquier clase de pan), alimentos enlatados o prefabricados, sal, azúcar, trigo, carne roja, carne de cerdo, alimentos fritos, queso amarillo, crema, mantequilla y margarina, manteca, etc. –
  • Consumir alimentos “puros” como frutas crudas y verduras, granos enteros (excluyendo el arroz blanco), legumbres, nueces crudas y semillas, pescado, aceites vegetales, hierbas y tés de hierbas, agua, etc. –
  • Alimentos crudos. –
  • Ayuno, incluso ayuno de agua y de zumo. –
  • Aumentar el consumo de pescados como el salmón. –
  • Combinación de alimentos. –
  • Restricción de calorías. –
  • Desintoxicación con hierbas.

Son rápidas, supuestamente efectivas… y potencialmente peligrosas.

¿Sabes lo que le pasa a tu cuerpo cuando lo despojas de los nutrientes básicos?

  • Después del primer sorbo…….Las señales de hambre que envía tu cerebro son respondidas con una oleada de azúcar procedente de la fruta (y no, sustituirlas solo por verduras tampoco es una buena idea). Esta reacción obliga al páncreas a segregar insulina, que es la responsable de transportar el azúcar (en forma de glucosa en tu sangre) a las células.
  • Después de 30 minutosMientras tus células absorben la glucosa, tu nivel de azúcar en sangre empieza a venirse abajo. Puede que comiences a sentirte mareada. Mientras tanto, debido a la falta de calorías, tu cuerpo se ve privado de glucógeno, una fuente de energía rápida que se almacena en los músculos y en el hígado.
  • Después de dos días…Con cada sorbo de zumo, tus niveles de insulina se disparan, para luego estrellarse. Tus reservas de glucógeno hace tiempo que se extinguieron, dejando tu despensa vacía (y, con ello, una sensación de debilidad).  Desde que empezaste a tomar aproximadamente la mitad de las calorías que necesitas, tu cuerpo recurre a dos fuentes de energía: los triglicéridos, un tipo de combustible almacenado a modo de grasa (¡viva!) y las proteínas, sacadas directamente de tus músculos (¡ups!). Por eso empiezas a perder masa muscular, incluso aunque estés haciendo ejercicio cada día.
  • Después de tres días…Tu cerebro no está nada contento. Ha entrado en un modo de inanición y ahora engulle cetonas, una energía que procede de la quema de grasas. Las cetonas funcionan, pero son algo así como una gasolina de mala calidad; como resultado, lo más probable es que te sientas desconcentrada e irritable. Tu cerebro también acusa la falta de aminoácidos, que son básicos para los neurotransmisores y mantienen estable tu estado de ánimo.  Si eres propensa a las depresiones, casi seguro que a estas alturas te sientes triste.
  • Las proteínas de tus músculos se descomponen en amoniaco y ácido úrico, elementos nada recomendables en tu torrente sanguíneo. Ahora, tus riñones trabajan a destajo para desintoxicarte de tu particular ‘desintoxicación’. Permanece cerca del lavabo: el alto porcentaje de carbohidratos del zumo causa la entrada de mucha agua en tus intestinos. Ese extra de líquido en tu vientre te provocará diarrea.
  • Después de cuatro días… Sin comida que digerir, tu intestino se siente ignorado. Las pequeñas vellosidades que lo cubren (para convertir la comida en alimento para la sangre) empiezan a atrofiarse. Puede que tu diarrea empeore, acercándote cada vez más a la deshidratación… y por ahí se va el atractivo tono rosado de tus mejillas.
  • Después de ocho días… ¡Comida sólida al fin! Pero… has perdido músculo. Incluso si recuperas tus hábitos alimenticios normales, ahora tienes menos masa muscular para quemar esas calorías, de manera que lo más seguro es que se transformen en grasa. Y ahí es cuando hace acto de aparición el temido efecto yo-yó de estas estrictas dietas. La desproporción entre grasa y masa muscular altera el metabolismo y consigue que las calorías sean mucho más difíciles de quemar.

NUESTRA OPINION ES …!No te detoxifiques, evita las toxinas!

Sigue estos consejos:

  1. Toma alcohol con moderación
  2. No fumes (¿de verdad hay que decirlo?)
  3. Evita respirar los gases de tubos de escape
  4. Evita respirar disolventes
  5. No abuses de los medicamentos
  6. Lava bien las frutas y verduras
  7. Cuidado con los insecticidas
  8. Consume alimentos orgánicos

Consulta a nuestro equipo de nutricionistas para que te asesoren acerca de la mejor manera de perder peso.

Beneficios del Entrenamiento de Alta Intensidad

Hoy vamos a hablar de la tendencia que se viene realizando últimamente como método de entrenamiento, es un método basado en el sistema fraccionado interválico, durante muchos años se ha investigado sobre cómo se adapta el cuerpo al entrenamiento de alta intensidad,  con intervalos y como maximizar sus posibilidades de la forma más adecuada para mejorar el rendimiento deportivo.

Entre los beneficios más directos nos encontramos con que mejora la capacidad cardiorrespiratoria y muscular y, por ende, el aumento del metabolismo basal y la reducción de grasa corporal acumulada.

Para este tipo de entrenamientos no es necesario disponer de mucho tiempo para realizar la sesión, ya que basta con menos de 20 minutos para conseguir el beneficio antes mencionado.

Como ejemplo del entrenamiento de alta intensidad tenemos al denominado “TABATA”, este tipo de entrenamientos sigue la siguiente estructura:

 

  • Durante un tiempo de 20 segundos realizamos el mayor número de repeticiones de un ejercicio propuesto, siempre respetando la técnica sin perjudicar la misma.
  • Descansamos 10 segundos.
  • Realizamos esta combinación 8 veces.

En total conseguimos que sólo basten 4 minutos para conseguir un trabajo de alta intensidad dónde mejoramos la capacidad cardiorrespiratoria y muscular y contribuimos a la reducción de la grasa corporal acumulada.

 Además adicionalmente obtenemos los siguientes beneficios:

  • Mejora de la resistencia anaeróbica láctica.
  • Mejora de la resistencia de la fuerza.
  • Quema de grasa durante la realización del ejercicio como durante tiempo posterior de haberlo ejecutado.

Para poder realizar este tipo de entrenamientos de alta intensidad necesitaremos seguir las siguientes pautas:

  • Estar en un buen estado de forma y condición física
  • Experiencia con los ejercicios que vayamos a ejecutar
  • Una técnica correcta, ya que con la aparición de la fatiga se comienza a dejar de tener suficiente concentración en la técnica
  • Un buen calentamiento ya que no podemos pasar de 0 a 100 en tan poco tiempo sin haber calentado correctamente toda la musculatura implicada en el trabajo de alta intensidad.
  •  Lo ideal después de hacer un entrenamiento de alta intensidad es hacer una recuperación regenerativa (alrededor de un 50% de la FCMAX)

En O2 Centro Wellness puedes realizar este tipo de entrenamientos en nuestras clases de O2 Crosstraining, o consultar a tu técnico de Sala Fitness disponible para que te asesore en los ejercicios de alta intensidad más adecuado de acuerdo a tu condición física.

 Anímate a practicar este tipo de entrenamiento bajo la supervisión de nuestros técnicos.

No te arrepentirás!!!!

 

Calentamento Pre – Carrera

Es necesario calentar los músculos para que puedas competir a pleno rendimiento.

A continuación facilito algunos consejos para realizar un buen calentamiento.

Fase genérica: se utilizan ejercicios de preparación física general en los que intervienen los grupos musculares más importantes.

En esta 1ª fase se diferencian 3 subfases:

– Puesta en acción: se realizan ejercicios aeróbicos que aumenten la temperatura corporal, disminuyan la viscosidad muscular y preparen a la musculatura para ser estirada debidamente.

Comienza despacio (andando) y acelera de forma progresiva hasta alcanzar tu ritmo normal de trote. El tiempo de esta subfase deberá ser alrededor de 5´.

– Estiramientos: se estiran los principales músculos trabajados en la puesta en acción. Haz hincapié en la zona del tren inferior, en los glúteos y en los flexores y extensores de cadera, y evita los estiramientos sentado o tumbado porque disminuyen las pulsaciones.

– Ejercicios de fuerza: es conveniente no fatigarse mucho en este apartado. Se trabajará con el propio peso del cuerpo, realizando ejercicios que atiendan a grandes grupos musculares. Progrevos fuertes, multisaltos…

 Fase específica: 

En esta fase se ejecutan los ejercicios que están directamente relacionados con la actividad que vas a realizar posteriormente, en este caso, una carrera. Para ello, deberás ejecutar ejercicios propios de técnica de carrera.

   Descanso entre el calentamiento y la competición: 

Lo ideal es no superar un periodo de 10 minutos de inactividad desde que terminas de calentar hasta que empieza la carrera. Si el descanso llegara a superar los 15′-20′, se empezarían a reducir los efectos del calentamiento. 

  Condicionantes a la hora de realizar el calentamiento: 

– Condición física: una persona poco entrenada se fatiga con mayor facilidad, por lo que debe calentar con una menor intensidad que cuando está en mejores condiciones.

– Hora del día: por la mañana, el cuerpo necesita más tiempo para adaptarse al esfuerzo, por lo que el calentamiento debería ser más extenso que si lo realizamos por la tarde.

– Temperatura: cuando hace frío se necesita un mayor tiempo de calentamiento.

– Edad: con la edad, los músculos, articulaciones, tendones y ligamentos necesitan un mayor tiempo de calentamiento para que puedan adaptarse al ritmo de competición.

Bruno Raso

Responsable del Club de Corredores y Atleta del Club Triatlon O2CW

Los Beneficios de la Natación

 

fotos-con-logo-1

De todos es sabido, cuantos son los beneficios que la práctica de la natación nos aporta.

  •  El trabajo global de la musculatura en la prevención y mejora de las dolencias de la espalda.
  • La posibilidad de realizar un trabajo cardiovascular en un medio que minimiza los impactos articulares.
  • La presión hidrostática, que disminuye nuestra frecuencia cardíaca, ayuda al retorno venoso, favorece el drenaje linfático y fortalece la musculatura inspiratoria mejorando la respiración.

Sin embargo, muchas veces no vemos el mayor los beneficios. Párate a pensar que te ocurre al finalizar tu sesión de Natación. Como te sientes al salir de la piscina. Cual es tu estado anímico. ¿Te sientes feliz?

Sin duda alguna el mayor beneficio es a nivel mental. Nos sentimos más felices, nos provoca bienestar.

En una sociedad en la que el día a día es estrés y prisas, los momentos de bienestar parece que solo llegan en el fin de semana. Que nuestro sistema endocrino solo libera endorfinas en periodo vacacional.

Debemos pues buscar actividades que mejoren nuestra salud mental. Y es la natación una actividad al alcance de todos, a cualquier nivel o edad.

Dedica una sesión o varias a la práctica de la natación en O2 Centro Wellness y permítete ser más feliz.

Mejora tu salud mental con una dosis de Natación.

Te esperamos en la piscina.

Juan Jesús Fernández

Coordinador de piscina de O2 Centro Wellness El Perchel (Málaga)

 

 

Astenia primaveral

astenia primaveral

La astenia primaveral no es una enfermedad, es un síntoma que puede deberse a enfermedades orgánicas o psicológicas, pero también a otras causas como el estrés o el exceso de trabajo. Astenia es un término clínico que significa «cansancio».

Discurre con síntomas muy diversos: tristeza, tono vital bajo, falta de memoria, dolor de cabeza, trastornos del sueño y alteraciones del apetito, entre otros.

La astenia primaveral tiene distinta causas. Así, los cambios de horario (al adelantar la hora), las modificaciones ambientales (con otras condiciones de luz y presión atmosférica) y la adopción de otras rutinas (debido al buen tiempo y a que anochece más tarde) pueden alterar el organismo, haciendo disminuir la producción de endorfinas, que son las hormonas del bienestar.

Además, el aumento de horas de luz altera la segregación de melatonina, una hormona que regula el sueño. Hay personas que consiguen adaptarse mejor a estos cambios. Sin embargo para algunos adultos y, especialmente, para los niños y los ancianos, esta adaptación puede ser más difícil, dando lugar a la astenia primaveral.

Recomendaciones

Sigue una dieta equilibrada rica en fruta, verduras, pescados, frutos secos, aceite de oliva y carnes magras, regular el ciclo del sueño, “duerme con la persiana abierta”,  o realizar un mínimo de actividad física y reducir o eliminar el consumo excesivo de alcohol y tabaco.

Alimentos recomendados

La alimentación puede ser el aliado perfecto para superar esta etapa: las frutas y las verduras se convierten en indispensables ya que proporcionan muchas vitaminas, antioxidantes y minerales y ayudan a combatir la astenia. Es recomendable incluir en la dieta:

  • Lentejas: este plato es un gran sustituto de los cereales refinados, el arroz y la patata y son una gran fuente de fibra, vitaminas del grupo B y minerales, como el hierro. “Si las acompañamos de pimientos o un zumo de naranja en el postre, mejoraremos la absorción de hierro”, añade.
  • Quinoa: Rica en fibra, ácido fólico, magnesio, fósforo y manganesio.
  • Frutas y verduras frescas de temporada: este grupo de alimentos ayuda al cuerpo a detoxificar mejor, reducir la sensación de pesadez, aportando frescura, hidratación y sensación de ligereza gracias a su alto contenido en vitaminas y fitoquímicos, indispensables para el buen funcionamiento del organismo.

Alimentos desaconsejados

Es aconsejable reducir o eliminar:

  • Café: la cafeína y los estimulantes obligan al páncreas a producir altos niveles de insulina, desencadenando un alto gasto temporal de azúcar. “Durante un periodo corto de tiempo nos proporciona sensación de vigor y vitalidad. Sin embargo, irá decayendo hasta la somnolencia y falta de vitalidad, pues nuestro cuerpo intentará compensar el efecto producido por la cafeína”, explica.
  • Bollería industrial: la combinación de azúcares, grasas saturadas y harinas refinadas suelen producir en nuestro organismo sensación de decaimiento, cansancio y pesadez generalizada, potenciando la falta de tono vital.
  • Bebidas alcohólicas de alta graduación: el exceso de alcohol aporta sensación de letargo y consigue entorpecer la agilidad física y mental; al perjudicar al sistema cardiovascular, también disminuye la oxigenación celular, especialmente la cerebral.

Por otro lado, hay complementos alimenticios, como la maca y la jalea real que pueden ayudar a reforzar el sistema inmune.

Por último, es recomendable practicar Zumba. “Los estudios nos indican que la actividad física divertida, en grupo y donde haya música es un gran método para combatir la falta de vitalidad, la ansiedad y la depresión, pues con ésta práctica se liberan dopamina y serotonina, hormonas relacionadas con la felicidad y la sensación de plenitud”, explica. “Igualmente, la actividad física aeróbica favorece la oxigenación celular, aumenta nuestro metabolismo y mejora la condición de nuestro sistema cardiovascular”.

Esta actividad y muchas más puedes practicarlas en todos nuestros centros.

O2 Centro Wellness

Hidratación durante el ejercicio

infografia-consejos-deporte-verano-3-1280x720x80xXA menudo, la hidratación se prioriza tras el esfuerzo físico, pues, es en este momento en donde la persona experimenta la sensación de sed y siente las pérdidas ocasionadas por el trabajo a través del sudor. Pero durante la práctica de ejercicio, por cuestiones de tiempo o por no interrumpir la actividad física, se desprestigia la hidratación y olvidamos que beber líquidos durante el entrenamiento es fundamental para la salud e incluso nuestro rendimiento físico mejorará.

La homeostasis del agua corporal es el resultado del equilibrio entre el consumo y la perdida de agua. Cuando el ingreso y el gasto son iguales, se mantiene el equilibrio.

Los trastornos de menor importancia en el estado de hidratación son difíciles de medir. Los marcadores que miden el estado de hidratación son transitorios en cualquier punto durante el proceso de deshidratación e hidratación. Uno de los más utilizados en el medio deportivo es cambio en el peso corporal. Para ello, hay que tomar el peso del deportista durante tres días seguidos para tener una referencia válida. Se considera que se está correctamente hidratado si el peso corporal por la mañana en ayunas es estable a lo largo de los días, si varía menos del 1% de día a día.

Los factores que condicionan el ejercicio en relación con la hidratación pueden resumirse en los siguientes: las características del ejercicio (a mayor intensidad y duración, más pérdida de agua), las condiciones ambientales, las características individuales (mayor afectación en los niños), el acostumbramiento a las condiciones climáticas externas, el entrenamiento, el umbral y la capacidad de sudoración (una persona no entrenado produce 0,5 litros de sudor/hora y el entrenado puede llegar a 3 L/h) (Roses y Pujol, 2006).

  • Hidratación antes del ejercicio

En un ambiente caluroso, está indicado tomar entre 300- 500 ml de líquido durante la hora previa al ejercicio o competición, que puede dividirse en cuatro partes tomadas cada 15 minutos. El líquido debe contener sales minerales y, si el ejercicio va a durar más de una hora, también es recomendable añadir hidratos de carbono, en las dos últimas tomas (McArdle et al., 2004).

  • Hidratación durante el ejercicio

Hasta la más mínima deshidratación produce cambios fisiológicos que pueden alterar el rendimiento deportivo, ya que por cada litro de agua que se pierde aumenta en 8 pulsaciones el ritmo cardíaco por minuto y la temperatura corporal aumenta en 0.3ºC por minuto, lo cual se traduce en mayor esfuerzo, más estrés y menor rendimiento.

Se estima ahora que se deben ingerir, como máximo, de 6 a 8 mililitros de líquido por kilogramo de peso corporal y hora de ejercicio, es decir de unos 400 a 560 mililitros por hora de ejercicio.

  • Hidratación post ejercicio

Es importante rehidratarse lo más pronto posible después del ejercicio o competición. Son importantes la hidratación y la reposición de sustratos energéticos. Se puede estimar el grado de deshidratación pesándose antes del ejercicio, inmediatamente después y el día siguiente nada más levantarse. Cuando la pérdida de peso durante el ejercicio no supera el 2% de peso corporal, es suficiente beber agua cuando se tenga sed. Si la pérdida de peso es superior al 2%, es necesario beber aunque no se tenga sed y poner más sal de la normal en los alimentos. Algunos autores aconsejan que se recupere el equilibrio hídrico en las primeras seis horas de la recuperación, bebiendo una cantidad de líquido igual a la cantidad de kilogramos de peso perdidos durante el ejercicio multiplicada por 1,5. Así, por ejemplo, si se han perdido 2 Kg, la cantidad de líquido a tomar durante las seis primeras horas sería 2 x 1,5 = 3 litros, que se repartirían en diferentes tomas de líquido durante ese tiempo. Parece lógico, ya que durante ese tiempo, aunque se esté en reposo, aún se pierde líquido a través de la piel, por la respiración, orina y heces. Las bebidas con concentraciones bajas de sodio (isotónicas) son ineficaces para rehidratar y además también disminuyen el estímulo para beber. En la práctica la mejor manera de consumir ésta cantidad extra de sal es ingiriendo comida sólida en cuanto el apetito lo haga posible. Para recuperar el glucógeno muscular, es necesario ingerir líquidos o alimentos sólidos que contengan hidratos de carbono, especialmente en las cuatro a seis horas post-ejercicio, en cantidades de 7 a 10 gramos de hidratos de carbono por kilogramo de peso y día. Algunos autores elevan la cantidad de hidratos de carbono a 7 gramos por kilogramo de peso cada dos horas durante las primeras 4 -6 horas después el ejercicio. El resto de las sustancias minerales y oligoelementos se recuperan comiendo sopa de verduras, carne, plátanos y zumo de naranja o de tomate (Maughan et al., 1994)

 Recomendaciones de bebida e hidratación para la población española. JR Martínez Álvarez, AL Villarino María – Nutr Clínica Dietética hospitalaria 2008 – nutricion.org

http://www.efesalud.com/noticias/la-hidratacion-del-deportista-agua-y-bebidas-isotonicas/


Fuente:  Paloma Quintana Ocaña

Dietista – Nutricionista en O2 Centro Wellness Huelva

Colegiada nº: AND-495

 

 

GRIT – Supera tus límites

grit_02Llega GRIT a O2 Centro Wellness con 30 minutos de entrenamiento interválico de alta intensidad que te pondrán en forma súper rápido. El entrenamiento GRIT está basado en la ciencia más revolucionaria. Combina la fuerza del entrenamiento personal y la motivación del trabajo en grupo.

Cuando el objetivo es obtener grandes resultados y muy rápido, es indispensable el entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT). Estudios recientes indican que HIIT acelera la combustión de grasas y aporta beneficios hormonales que mejoran la salud y el bienestar en sólo 30 minutos.

Está comprobado científicamente que HIIT trabaja más el tejido muscular, prolongando la quema de calorías durante más tiempo que un entreno tradicional. Es por este motivo que HIIT se ha convertido en la tendencia actual para aquellas personas que exigen mucha motivación y grandes resultados.

GRIT, ofrece tres entrenamientos de alta intensidad distintos:

GRIT FUERZA: Aumenta la fuerza y la masa muscular.
GRIT PLIO: Desarrolla un cuerpo potente, ágil y atlético.
GRIT CARDIO: Quema grasa rápidamente y mejora la capacidad atlética.

Beneficios:

  • Trabaja todos los principales grupos musculares.
  • Acelera el metabolismo para que siga quemando calorías incluso horas después de finalizar el entrenamiento.
  • Estimula la producción de la hormona del crecimiento que reduce la grasa y ayuda a desarrollar la masa muscular.

Consulta la disponibilidad en tú centro.