¿Es Un Reto Ser Madre?

embarazada.jpg

Es difícil saber si podemos calificar de “Reto” el hecho de ser Mamá, pero todas ellas sabrán que es algo que exige mucho de sí mismas.

En O2 Centro Wellness sabemos que desde recién iniciada la gestación lo mejor es mentalizarse y comenzar a planificar el proceso para llevar el embarazo y el post parto de la mejor manera posible.

Hablando del “Reto de ser Mamá” podemos contaros que muchas de nuestras socias lo toman como uno donde compaginar la “vida de antes” y la “vida de después” de ser mamás, tanto en la parte física como mental y emocional, y por ello sabemos cuales son los frentes de actuación principales para que nuestras socias, futuras mamás y mamás a tiempo completo, consigan estar lo mejor posible en cada momento de su vida, mostrándoles aspectos de su biología muchas veces desconocidos incluso para mamás con experiencia.

Tanto el ejercicio físico gestionado con un profesional, como las actividades de relajación, actividades en piscinas, nado para embarazadas, y ante todo la información, hacen que nuestras mamás lleven adelante su embarazo de la mejor manera posible y posteriormente tengan un post parto sin sobresaltos y una recuperación sin sacrificios.

Miedos y dudas habituales de las futuras mamás

Sabemos que cuando llega la etapa de gestación aparecen algunas dudas sobre la conveniencia de realizar ejercicio físico así como del tipo de actividad, de su frecuencia, intensidad y duración. Este incierto criterio da lugar, según reporta la literatura, a que se incrementen las tasas de inactividad física durante el embarazo, oscilando entre el 64,5 % y el 91,5 %, y tiende a ser mayor en el tercer trimestre del embarazo.

La inactividad física durante el embarazo se asocia con una mayor probabilidad de ingreso de los lactantes en las unidades de cuidados intensivos neonatales, de parto pretérmino, de bajo peso al nacer, de restricción del crecimiento intrauterino y, por último, de cesárea. En varios estudios se consta que las mujeres embarazadas son menos activas que las no embarazadas, actividad que decae durante el embarazo.

Se aprecia que el ejercicio físico en mujeres embarazadas es beneficioso para el periodo del embarazo, parto y postparto. Adquiere particular importancia durante la gestación por tratarse de un periodo en el que se producen muchas modificaciones anatómicas y físicas (ej: el crecimiento del útero provoca un cambio en el centro de gravedad de la mujer, lo que conlleva un aumento progresivo de la hiperlordosis lumbar y una rotación de la pelvis respecto al fémur), que requieren de la embarazada una adaptación continua.

Concretamente ha sido demostrado el papel que desempeña la realización de ejercicio físico,  y siempre que no esté contraindicado por alguna patología o por un embarazo de alto riesgo obstétrico, en la prevención del a preeclampsia, la diabetes gestacional, la ganancia excesiva de peso materno, la mejora en el rendimiento del embarazo, la estabilización del humor de la madre, el menor riesgo de padecer venas varicosas, el menor riesgo de trombosis venosas, la reducción de los niveles de disnea y la menor aparición de los episodios de lumbalgia. Además disminuye las molestias causadas por las modificaciones fisiológicas del embarazo como pueden ser las molestias digestivas, el insomnio y problemas psicológicos como la ansiedad o depresión. Por tanto es beneficioso no es solo para la madre, sino también para el bebé, influyendo en una reducción en el número de cesáreas y de partos instrumentados.

Durante el 2º y 3º trimestre, se recomienda además la incorporación a un programa específico de preparación al parto.

Según el estudio desarrollado por las universidades de Granada, Politécnica de Madrid y Europea de Madrid y publicado en la revista British Journal of Sports Medicine, practicar ejercicio moderado tres veces a la semana durante el 2º y el 3º trimestre de gestación disminuye a la mitad el riesgo de tener bebés con más de 4 kg de masa. Como consecuencia directa, reduce las posibilidades de que el parto se produzca por cesárea.

Beneficios de la práctica de ejercicio físico para la madre:

  • Evitan el dolor de espalda baja mediante la realización de ejercicios isométricos específicos para la región lumbo-abdominal, la educación postural y las oscilaciones pélvicas.
  • Mejora de las capacidades metabólicas y cardiopulmonares y reducción del riesgo de diabetes gestacional.
  • Favorecen los procesos del parto.
  • Mantienen el estado de condición física de la madre, reduciendo el índice de fatiga en las actividades cotidianas.
  • Controlan la ganancia de peso de la madre.
  • Mejoran la tolerancia a la ansiedad y la depresión.
  • Mejoran el concepto de imagen corporal.

El prescriptor de ejercicio físico para el embarazo debe ser consciente de que debido a las alteraciones provocadas por esta etapa biológica, se producirán una serie de cambios morfológicos y funcionales, cuyas respuestas típicas al entrenamiento diferirán del patrón habitual. Cambios en la estabilidad y postura (ej: aumento de la lordosis lumbar); aparición de disfunciones del suelo pélvico (debilitamiento e incontinencia urinaria); dolor muscular en los miembros superiores por la modificación en la posición de la cintura escapular y desplazamiento de la cabeza hacia delante, así como la presencia del síndrome de túnel carpiano, frecuente en el tercer trimestre; cambios cardiovasculares, pulmonares y de oxígeno; cambios hormonales ; cambios metabólicos destacando una marcada hiperglucemia debida a fallos en la secreción insulínica; cambios fisiológicos a nivel de requerimientos calóricos e incremento de la temperatura corporal.

Por tanto a pesar que la historia de la relación ejercicio físico-embarazo ha resultado turbulenta, actualmente se dispone de evidencias científicas que fundamentan la inclusión del ejercicio físico entre las mujeres embarazadas, tanto las que hayan sido previamente activas, sedentarias y atletas, siempre supervisado por un profesional del ejercicio especializado.

En O2 Centro Wellness contamos con los mejores expertos en Gimnasia para Embarazadas. ¿A qué esperas? Aquí empieza tu #Reto de ser mamá.

Lucía Guerrero

Licenciada en Inef de O2 Centro Wellness Neptuno (Granada)

Fuentes bibliográficas:

-Mata F, Chulvi I, Roig J, Heredia J.R, Isidro F, Benitez J.D, Guillén del Castillo M. Prescripción del ejercicio físico durante el embarazo. Rev Andal Med Deporte. 2010; 3 (2): 68-79.

-González-Collado F, Ruiz-Giménez A, Salinas-Salinas G. Indicaciones y contraindicaciones del ejercicio físico en la mujer embarazada. Clin Invest Gin Obst. 2013; 40 (2); 72-76.

-Aguilar M, Sánchez A, Rodríguez R, Noack J, Pozo M, López-Contreras G, Mur N. Actividad física en embarazadas y su influencia en parámetros materno-fetales; revisión sistemática. Nutr Hosp; 2014; 30 (4): 719-726.

-Miranda, M.D, Navio, C. (2013). Benefits of exercise for pregnant women. Journal of Sport and Health Research. 5 (2): 229-232.

 

 

“La matronatación favorece el desarrollo cognitivo del bebé”

foto niño jositoLa adaptación del bebé al medio acuático, el desarrollo psicomotriz y la creación de un vínculo especial con la madre son los objetivos que se persiguen con la matronatación, una disciplina donde se introduce al bebé en el agua y se evoluciona a partir de diferentes ejercicios.

Así lo explica Christian Taylor Posadas, socorrista, entrenador personal y técnico de actividades dirigidas en O2 Centro Wellness Don Ramón de la Cruz. Diplomado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, él es el encargado de esta actividad individual cuya sesión tiene una duración de 30 minutos un día por semana.

La matronatación se puede practicar desde los 6 meses hasta los 2 años y medio, dependiendo del bebé, y debe hacerse en una piscina donde el agua esté caliente y en una zona donde se haga pie para que tanto el profesor como la madre puedan tener el control absoluto del bebé en todo momento.

¿En qué consiste la matronatación y por qué está tan recomendada para los bebés? ¿Cuál es el objetivo de esta disciplina?

Se trata de introducir al bebé al medio acuático y está recomendada porque se realiza en una edad en la que no hay conciencia del factor “miedo” y en la se favorece el desarrollo cognitivo del niño. El objetivo es favorecer la psicomotricidad y el desarrollo cognitivo, además de generar un momento inolvidable de vínculo madre e hijo.

¿Está indicado para todo tipo de bebés? ¿Hay algún colectivo en la que esté especialmente indicada?

En principio sí (a menos que un especialista indique lo contrario).

¿Qué tipo de ejercicios se realizan?

Flotación, desplazamientos, juegos con material e inmersiones.

¿Las madres acompañan en las sesiones?

Sí, porque el bebé tiene una conexión especial con la madre y es el mejor modo de introducirle al medio acuático. Además, el bebé ha estado en un medio acuático previamente (útero materno).

¿Cuáles son las primeras sensaciones de un bebé en el agua? ¿Sienten miedo?

Depende del bebé, pero generalmente no sienten miedo. Hay reacciones de todo tipo: bebés que lloran al entrar en contacto con el agua y otros que ríen y chapotean al encontrarse a gusto en el medio.

Y las madres, ¿cómo reaccionan?

Las madres suelen ser bastante miedosas hasta que ven las reacciones de sus bebés y la facilidad con la que se adaptan al agua.

¿Cómo se suele desarrollar la evolución de los bebés en el medio acuático? ¿Cuál es el resultado que se persigue?

Comienzan flotando con la madre abrazados a él y, poco a poco, se evoluciona hasta hacer pequeños desplazamientos propulsados por la madre o el instructor.

El resultado que se persigue es el citado anteriormente: la adaptación del bebé al medio acuático, desarrollo psicomotriz y crear un vínculo especial con la madre.

En O2 Centro Wellness siempre recomendamos practicar las disciplinas deportivas de la mano de un experto. En este caso, ¿por qué es tan importante que un profesional dirija la sesión?

Es muy importante de cara al agarre del bebé y al planteamiento de los ejercicios para desplazamientos, flotación, e incluso durante los juegos.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de los bebés en el tiempo que llevas trabajando con ellos?

La rápida adaptación al medio acuático, la pérdida absoluta a cualquier tipo de miedo, y la evolución en juegos y ejercicios. Fuera del agua se han visto casos de un rápido desarrollo cognitivo, iniciativa e imaginación en las guarderías en bebés que practican esta actividad.

¿Hasta qué edad es recomendable la matronatación?

Se recomienda hasta los 2 años y medio o 3. Después, se aconseja seguir practicando actividades acuáticas integrando al niño en grupos de más niños o actividades para su nivel, ya sin la madre.

Los bebés aprenden de manera inconsciente, pero este paso previo hace que su avance sea más rápido y mayor cuando aprenden a nadar con técnica.

O2 Centro Wellness Don Ramón de la Cruz

Don Ramón de la Cruz 31,33
28001 – Madrid
Telf. 91 431 40 43

Síguenos en Facebook: O2 Centro Wellness Don Ramón de la Cruz – Madrid