Facilitación Neuromuscular Propioceptiva (FNP)

Para mantener la flexibilidad natural de las articulaciones y reducir el riesgo de lesiones en el deporte, el programa de entrenamiento deportivo siempre debe incluir ejercicios de flexibilidad adecuados y correctamente ejecutados. Un músculo sometido sólo a ejercicios de fuerza se acorta. En consecuencia, su rango de movimiento se restringe, lo que en la práctica representa una disminución de la capacidad para la aplicación de fuerza. Los ejercicios diseñados para fortalecer un grupo muscular deben ir seguidos siempre por ejercicios de estiramientos del mismo grupo.

El método de Facilitación Neuromuscular Propioceptiva (FNP) fue desarrollado por un grupo de fisioterapeutas a finales de los años cuarenta y ha demostrado ser la técnica que mayor ganancia de flexibilidad produce y con mayor rapidez. Así, la FNP surgió como un método terapéutico y rehabilitador para después integrarse en el ámbito de la actividad física y el deporte. Principalmente se basa en introducir, antes del estiramiento del músculo, algún tipo de procedimiento para conseguir la estimulación de los propioceptores. Todo ello con el fin de promover la relajación muscular mediante la inhibición de los reflejos del estiramiento. De esta manera, el método FNP permite alcanzar mayor amplitud articular en un tiempo más corto.

Este método era utilizado por Bruce Lee en sus secciones de estiramientos y se dice que era un fanático del mismo.

WB fnp2

PRINCIPIOS BÁSICOS

Toda actividad muscular es controlada por el sistema nervioso central (SNC). Cuando es una actividad muscular voluntaria este control lo realiza el cerebro, mientras que si es una actividad refleja, o sea, un automatismo, el control lo realiza la médula espinal. Por lo tanto, existe una interdependencia entre el SNC y los músculos.

El reflejo de estiramiento o reflejo miotático es una clara manifestación fisiológica que se observa sobre casi la totalidad de los músculos esqueléticos: Cuando un músculo es estirado, se estiran también los husos musculares, que mandarán impulsos a la medula espinal, retornando esos impulsos de tal forma que de manera refleja se contraiga el músculo y no se siga estirando.

Este proceso hay que entenderlo como un mecanismo de defensa, que tiene como finalidad evitar un excesivo estiramiento del grupo muscular.

Si el estiramiento no ha sido violento y dura más de 6 segundos, los órganos tendinosos de Golgí responderán al estiramiento y al cambio de presión enviando impulsos a la medula espinal que, al contrario que los enviados por los husos  musculares, causarán un reflejo de relajación en el músculo. Se trata de una inhibición autógena.

El método FNP se basa en que una contracción de un músculo agonista causará un reflejo de relajación  del musculo antagonista que le permitirá estirarse.

MECÁNICA Y DESARROLLO

Podemos realizarlo de la siguiente forma:

1. Se lleva al grupo muscular o articulación que se va a trabajar a su máxima extensión sin que aparezca dolor. Desde esta posición se realiza una contracción isométrica y se mantiene entre 6 y 10 segundos (6 “/10 “).

2. Hay una relajación muscular durante  3” / 5”.

3. A partir de aquí hay un estiramiento suave hasta llegar al tope, que será mantenido entre 10” / 20”.

Las repeticiones aconsejadas para cada uno de estos ejercicios estarían entre 3 y 5 por cada grupo muscular trabajado. Con tres secciones semanales de flexibilidad con el método FNP podemos obtener unos buenos resultados que ayuden a mejorar nuestras técnicas de piernas y contribuyan a una movilidad más coordinada de todos nuestros grupos musculares, además de evitar considerablemente el riesgo por lesión y mejorar la elasticidad de nuestros músculos y de nuestro cuerpo en general.

Ejemplo  nº 1. (Para realizar en pareja. Isquiotibial)

  • En posición acostado hacia arriba sobre el suelo, y manteniendo una pierna extendida y la otra con la rodilla en extensión en manos del compañero. El compañero que realiza el estiramiento lleva la pierna en dirección a la cintura del otro compañero. Presione la punta del pie hacia abajo con las manos, mientras el compañero hace fuerza para llevar la pierna hacia el suelo oponiendo  resistencia  durante 6” / 10”. Relajación  entre 3” / 5”. Repetir 3 veces. Finalmente relajados los músculos de parte posterior de la pierna, realizar el estiramiento pasivo sin resistencia durante 20´´.

Ejemplo nº 2.(Cuádriceps)

  • Estando en pie, sujeta el pie derecho con la mano del mismo lado y dobla la rodilla al máximo procurando mantener la cadera lo más recta posible (con el talón de nuestro pie derecho debemos de tocar el glúteo). Intenta extender la articulación de la rodilla oponiéndote a ello con la mano entre 6” / 10”. Relaja durante 3” / 5”. Empuja la cadera suavemente hacia adelante y permanece en esta posición 20”.

CONCLUSIONES FINALES

Se ha demostrado que el número de lesiones musculares han disminuido considerablemente en la mayoría de los deportes desde que los ejercicios de flexibilidad se han incorporado de forma regular a los programas de entrenamiento. La correcta realización de un ejercicio de estiramiento según el método de Facilitación Neuromuscular Propioceptiva requiere tan solo de unos 20 segundos. Por lo tanto, un deportista que deba estirar 5 grupos distintos, a razón de tres veces cada uno, para obtener unos buenos resultados (20” x  5 x  3 = 300”) no necesita más de 5 minutos en cada entrenamiento.

Solicita más información en nuestra unidad de Fisioterapia y aprende a desarrollar tu flexibilidad.

Lesiones Deportivas en MMSS

lesiones-de-hombro-con-logo

Tenis, Pádel, Golf, Baloncesto, Vóley, Balonmano, Fútbol (once, siete, sala), carreras populares… son, actualmente los deportes más practicados en la sociedad. Por la práctica, y de manera común, aparecen lesiones en MMSS (miembros superiores). Vamos a concretar en dos articulaciones (hombro y codo) y tejido blando (músculos). Los deportes de raqueta, el baloncesto y balonmano son las actividades más lesivas a nivel de miembros superiores.

El hombro es la articulación más móvil del cuerpo, lo cual la convierte en muy delicada y propensa a lesiones en el deporte. Es también muy inestable. De ahí la importancia del entrenamiento de la musculatura que se encarga de fijar el hombro. Además, por sus características anatómicas, los músculos se ven obligados a pasar por canales estrechos, donde es fácil que sufran compresiones y desgarros si se realizan esfuerzos muy grandes o muy prolongados en posturas incorrectas. Por esto es fundamental que se extremen las precauciones a la hora de entrenar hombros y se vigile siempre una buena realización del movimiento. Es el encargado de unir el brazo con el torso con 3 huesos:

  • Clavícula
  • Escápula
  • Húmero

Así como músculos, ligamentos y tendones. Está compuesta de un total de cinco articulaciones:

  • Manguito de los rotadores, término anatómico dado al conjunto de músculos y tendones que proporcionan exactamente estabilidad al hombro. 5 músculos principales
  • Supraespinoso
  • Infraespinoso
  • Redondo menor
  • Subescapular
  • Pectoral mayor

Lesiones frecuentes de hombro

  • Tendinopatía o tendinitis de hombro, cuando se produce una inflamación del tendón que afecta al músculo decimos que estamos ante una tendinopatía.
  • Calcificación del ligamento producida por acumulación de calcio en el interior del ligamento, causando dolor.
  • Torcedura o distensión muscular. El síntoma principal de una torcedura es el dolor que puede ir acompañado de inflamación en la zona y pequeños espasmos musculares.
  • Hombro de nadador afecta a muchos nadadores profesionales. Esta lesión se produce por la falta de técnica del nadador o el sobreesfuerzo y movimiento repetitivo y afecta generalmente a atletas jóvenes con entrenamiento intensivo o mayores tras un tiempo largo de inactividad.
  • Sobrecarga muscular se produce por la repetición prolongada del movimiento de un determinado músculo.
  • Artrosis de hombro, es la degeneración de la articulación en la que se produce una pérdida del cartílago.

Factores de riesgo

• Errores de entrenamiento: sobrecargas de repetición y microtraumatismos

• Edad/envejecimiento

• Hipertrofia muscular que disminuye la elasticidad

• Hiperlaxitud ligamentosa que produce inestabilidad en la articulación

• Lesiones previas

• Mala vascularización

Conclusiones y Recomendaciones

Es importante realizar la actividad de forma segura para evitar lesiones y recaídas. Antes de realizar cualquier actividad si queremos hacerlo de forma segura debemos consultar con un profesional, fisioterapeuta o entrenador personal.

• El calentamiento es fundamental para aumentar la temperatura muscular haciéndolo más flexible.

• Realizar una vuelta a la calma de forma progresiva.

• Estirar siempre, al menos al finalizar la actividad. Con esto evitamos acortamientos y sobrecargas.

• Tonificar de forma selectiva la musculatura que implica la articulación para reforzarla.

• Dieta equilibrada para tener el aporte energético necesario al igual que estar bien hidratado para evitar fatigas musculares.

Consulta a los fisioterapeutas de O2 Centro Wellness.

Ejercicio físico y Osteoporosis

osteoporosis

¡Sea proactiv@, combata la osteoporosis!

En la literatura médica se suele aceptar que el sedentarismo conlleva una disminución de la masa ósea y que la práctica de ejercicio  físico es esencial para  ayudar a combatirla. Se  estima  que  la  padecen  unos  75 millones   de   personas   en   Europa,  Estados  Unidos  y  Japón.  Aunque  es más   frecuente   en   mujeres,   también los    hombres,    sobre    todo    de    edad avanzada, pueden padecerla.

En España, aproximadamente 2  millones     de     mujeres     padecen osteoporosis,  con  una  prevalencia  en la población postmenopáusica del 25% (1  de  cada  4).  Ocasiona  unas  25,000 fracturas    cada    año,    que    resultan en   unos   costes   directos   de   más   de 126  millones  de  euros  y  unos  costes indirectos de 420 millones. La   repercusión   socio-sanitaria   de   la osteoporosis  es  enorme  y  se  mide  en términos de incidencia de las fracturas. Aproximadamente 1 de cada 3 mujeres y  1  de  cada  5  hombres  mayores  de  50 años,  sufrirán  al  menos  una  fractura osteoporótica   en   su   vida   restante.

Para situar  el  problema  en  su  contexto  adecuado debemos   tener   en   cuenta   que   un   13%   de   los pacientes  que  han  sufrido  una  fractura  de  cadera fallece  a  los  3  meses,  una  cifra  que  asciende  al 38% si el seguimiento alcanza los 24 meses. De los supervivientes,  un  porcentaje  elevado  sufre  algún tipo  de  discapacidad,  que  en  muchas  ocasiones provoca  la  pérdida  de  la  independencia  previa  al evento.

Es imprescindible  concienciar  a  la  población  de la   magnitud   del   problema   y   asumir   medidas preventivas  eficaces  para  evitar  que,  si  continua  la situación ascendente actual (en el periodo comprendido entre 1988 y 2002 hubo un incremento del 54% en los nuevos casos de fractura de cadera), en el año 2050 se producirá un incremento en la incidencia de fracturas de  cadera  estimado  de  un  310%  en  hombres  y  de  un 240% en mujeres. La gran mayoría (casi el 80 %) de las personas con mayor  riesgo  de  fracturas  (sobre  todo  los  que  han tenido ya una fractura previa, vertebral o no vertebral) no es identificada y tratada.

El riesgo de padecer fracturas osteoporóticas puede disminuirse si se obtiene un capital óseo adecuado en la juventud (pico de masa ósea) y se mantienen niveles adecuados de contenido mineral óseo con el paso del tiempo. La pérdida de hueso comienza a prevenirse en la adolescencia, incrementando el pico de masa ósea, combinando una dieta que contenga la cantidad de calcio y proteína necesaria junto con la práctica habitual de ejercicio físico que implique impacto articular controlado. De este modo, la masa ósea aumentará de modo progresivo, dentro de unos condicionantes genéticos, hasta llegar a un límite que sea capaz de proteger al tejido esquelético de bastantes acontecimientos estresantes.

La mala alimentación (alcohol, tabaco, azúcar, sal, harinas refinadas, productos procesados, bebidas carbonatadas…), el escaso ejercicio físico (no prescrito correctamente por un profesional especializado), el consumo no responsable (abuso) de fármacos (glucocorticoides orales, L-Tiroxina, heparina, quimioterapia, inhibidores de la aromatasa, metotrexato, antidepresivos etc…) y la menopausia son los principales factores que favorecen la aparición de la osteoporosis.

Si estimulas correctamente tu esqueleto a través del movimiento, se desencadenará un proceso de adaptación y con ello una estructura más fuerte aumentando así la densidad mineral ósea. Por tanto el ejercicio físico desempeña un papel fundamental en la prevención primaria (riesgo de) y secundaria (tratamiento) de la osteoporosis, con la consecuente mejora de la capacidad funcional en las actividades de la vida diaria y laboral.

“Entrenamiento con sobrecarga en la reducción de la masa ósea”

¿Qué tipo de entrenamiento es más seguro, eficaz y efectivo?

Nadar, bailar, pilates, bicicleta estática….todas ellas son tipos de ejercicio cardiovascular por lo general de intensidad baja/moderada beneficiosos sobre varios indicadores de salud, incluyendo afecciones cardiovasculares, diabetes mellitus, insuficiencia respiratoria crónica, enfermedad renal crónica, deterioro cognitivo y algunos cánceres, entre otros.

Sin embargo existe abundante evidencia científica que afirma que la combinación de un programa de entrenamiento de fuerza y cardiovascular produce aumentos en la densidad mineral ósea y disminuye el riesgo de fracturas. Así la variable intensidad es un factor importante en el proceso de remodelación ósea. Dicho programa incluirá por un lado un entrenamiento de fuerza muscular utilizando una metodología en circuito con ejercicios multiarticulares que movilicen grandes masas musculares de los miembros superiores e inferiores donde las fuerzas mecánicas que actúen sobre el hueso hagan hincapié en cargas axiales de tracción y compresión (“tirar y empujar”), aplicadas siguiendo el principio de sobrecarga progresiva y especificidad; entrenamiento cardiovascular con pequeños microimpactos controlados, por ejemplo carrera en el agua hasta que te cubra a la altura del ombligo reduciendo así el peso corporal,  siendo un poderoso estímulo en el proceso de remodelación ósea.

Finalmente, decir que no existe un tipo de ejercicio físico que pueda ser recomendado de manera generalizada. Ponte en manos de profesionales del ejercicio especializados para poder individualizar tus objetivos a corto, medio y largo plazo, atendiendo a tus necesidades y preferencias personales, con el fin de establecer un estilo de vida saludable que incluya la adherencia al ejercicio físico como medicina para incrementar o mantener la densidad mineral ósea y la prevención en el desarrollo de otras enfermedades crónicas.

Fuentes bibliográficas:

– Aguilar J, Santos F J, Usabiaga T, Renau E , San Segundo R , Gálvez S. Ejercicio físico y prevención de la osteoporosis. Revisión. Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario de Tarragona Juan XXIII. Facultad de Medicina de la Universidad Rovira i Virgili.

-Crespo-Salgado J, Delgado-Marín J, Blanco-Iglesias O,  Aldecoa-Landesa S. Guía básica de detección del sedentarismo y recomendaciones de actividad física en atención primaria. Aten Primaria. 2015; 47(3) :175-183.

-Cuesta Hernández  M , Calle Pascual A L. Beneficios del ejercicio físico en población sana e impacto sobre la aparición de enfermedad. Endocrinol Nutr. 2013;60(6):283—286

-Escalante M, Franco-Vicario R. Deporte y masa ósea. REEMO 2003;12(4):80-2

-Blog G-Se Osteoporosis y Ejercicio.

-http://www.dmedicina.com/enfermedades/musculos-y-huesos/osteoporosis.html

-https://www.iofbonehealth.org/sites/default/files/PDFs/know_and_reduce_your_risk_spanish.pdf

Importancia y Beneficios de los Estiramientos

Woman stretching her leg

El estiramiento es el alargamiento del músculo más allá de la longitud que tiene en su posición de reposo; están destinados a aumentar la capacidad innata de elongación muscular a fin de vencer y adaptar el reflejo de contracción o reflejo de estiramiento.

Beneficios del estiramiento

  • Aumenta la flexibilidad de los músculos.
  • Disminuye la cantidad de ácido láctico en los músculos.
  • Evita las lesiones deportivas más comunes.
  • Mejora la coordinación de músculos agonistas-antagonistas.
  • Previene el endurecimiento muscular después del ejercicio.
  • Reduce la tensión muscular y disminuye la tensión del músculo de la entrepierna.
  • Ayuda a la facilitación de los movimientos

¿Qué debemos estirar?

Cuando realizamos un ejercicio de estiramiento, estamos alongando el musculo y estirando los tendones y tejido conectivo. Cualquier ejercicio que se haga se realiza sobre una articulación o si se trata de un ejercicio integral se realiza sobre varias articulaciones. Dentro de la articulación podemos diferenciar realizando el ejercicio adecuado un grupo o un musculo en particular.

¿Qué no debemos estirar y cuando?

Por norma no se debe realizar ningún ejercicio en los que:

* Sientas dolor.

* La postura te resulte incomoda.

* Realizar ejercicios en articulaciones laxas.

* Sobre articulaciones que han sufrido recientemente un esguince, torsión o rotura.

* Si se padece cualquier grado de osteoporosis. (consultar con el médico).

* Articulaciones inflamadas.

Aquí os dejamos unos ejercicios de estiramientos recomendados por http://www.hagaestiramientos.com/

CUELLO Y ESPALDA:

Posición del elefante

Posición inicial: colócate de pie con las piernas ligeramente separadas, inclinamos el tronco hacia adelante, las manos tocan los pies.

Ejercicio: 5 REPETICIONES

  • realizamos unos pasos hacia adelante pero todo el tiempo nos sostemos en los pies
  • realizamos aprox. 5-10 pasos, regresamos a la posición inicial

Ejercicio de oblicuos con flexión sentado con las piernas separadas

Posición inicial: Siéntese con las piernas abiertas, las manos hacia arriba.

Ejercicio: 20 REPETICIONES

  • inclinate sobre la pierna derecha, al centro y pierna izquierda, regresa a la posición inicial

*El ejercicio también facilita estirar el músculo bíceps femoral.

Estiramiento de la cintura escapular

Posición inicial: de pie con las piernas ligeramente separadas.

Ejercicio: 10 REPETICIONES EN CADA MANO

  • enderezamos una mano hasta estar paralelo al piso
  • con la segunda mano cogemos el codo de la mano enderezada y
  • atraemos la mano enderezada (debe quedar en paralelo al piso)
  • cambiamos de mano

EL TÓRAX:

Estiramiento tumbado boca abajo

Posición inicial: tumbado boca abajo, con las piernas enderezadas, los brazos doblados por los codos a la altura y ancho de los hombros.

Ejercicio: 10 REPETICIONES

  • enderezamos los brazos y simultáneamente inclinamos la cabeza y la columna vertebral hacia atrás

*El ejercicio también facilita estirar los músculos abdominales.

Estiramiento con apoyo

Posición inicial: de pie con las piernas ligeramente abiertas (junto a un marco de puerta/ ventana o un mueble estable), con la mano enderezada nos sostenemos en posición vertical de 90 grados.

Ejercicio: 10 REPETICIONES EN CADA LADO

  • lentamente realizamos la rotación del tronco en dirección opuesta a la del respaldo (aguantamos 3 segundos)
  • cambiamos de dirección

LOS MÚSLOS:

El músculo bíceps femoral

Inclinación hacia adelante

Posición inicial: Siéntese con los pies paralelos entre sí, con los pies juntos, deben estar en linea vertical para arriba.

Ejercicio: 10 REPETICIONES

  • inclinamos el tronco hacia delante, enderezamos los brazos en dirección a los pies (aguantamos 5-10 segundos), volvemos a la posición inicial

El músculo cuádriceps femoral

Acercar las piernas

Posición inicial: Pararse sobre una pierna (preferiblemente con un apoyo), la otra pierna doblada por la rodilla.

Ejercicio: 10 REPETICIONES CON CADA PIERNA

  • cogemos con la mano el pie por el tobillo y acercamos la pierna doblada lo maximo posible hacia arriba
  • cambiamos de pierna (pierna izquierda – mano izquierda, pie derecho – mano derecha)

*Si durante el ejercicio cogemos la punta del pie, en lugar del tobillo este ejercicio entonces también estirará el músculo tibial.

Paso hacia adelante

Posición inicial: De pie con las piernas bastante separadas, una pierna dobla la rodilla y está posicionada adelante, el tronco erguido, inclinado ligeramente hacia adelante. con el tronco enderezado, ligeramente inclinado hacia adelante.

Ejercicio: 20 REPETICIONES

  • nos sentamos en una rodilla flexionada, después en la segunda

El interior de los muslos

Sentado con las rodillas flexionadas y piernas separadas

Posición inicial: De pie con las piernas bastante separadas, el tronco erguido, ligeramente inclinado hacia adelante.

Ejercicio: 20 REPETICIONES

  • nos sentamos con las rodillas flexionadas al costado del tronco, después en el segundo

Posición de la rana

Posición inicial: las piernas en posición “rana” (los pies se tocan, las piernas doblan las rodillas), con las manos sobre los muslos internos.

Ejercicio: 30 REPETICIONES

  • con las manos presionamos las rodillas hacia el suelo y aguantamos 5-10 segundos

PANTORRILLAS:

Estiramiento de pantorrillas

Para el ejercicio se necesita una arandela grande o escalón

Posición inicial: mantenerse estable en el apoyo o barandilla

Ejercicio: 20 REPETICIONES EN CADA PIERNA

  • realizamos alternativamente una y la otra pierna tratando de tocar el talón a la plataforma

ANTEBRAZO:

Estiramiento de antebrazo

Posición inicial: de pie, con las piernas ligeramente separadas.

Ejercicio: 20 REPETICIONES

  • estiramos hacia adelante nuestra mano enderezada con la parte externa hacia arriba
  • con la segunda mano agarramos los dedos extendidos de la mano y los dirigimos hacia abajo, empujamos simultáneamente toda la mano hacia adelante
  • cambiamos de manos

Consulta a nuestros entrenadores personales y/o fisioterapeutas para de este modo hacer los estiramientos de manera correcta y libres de lesiones.

Inducción Miofascial

Redes WB INDUCCIÓN MIOFASCIALEn primer lugar hemos de hacernos una pregunta: ¿Qué es la fascia? Probablemente no sea la primera vez que escuchemos esta palabra, y sin embargo no seamos capaces de ubicarla dentro de nuestro cuerpo.

La fascia es el tejido conectivo, que envuelve los músculos huesos y articulaciones, protegiéndolos, manteniendo la estructura de cuerpo unido y dándonos la forma que tenemos. Podríamos imaginarla como un amplio traje interconectado e ininterrumpido, que envuelve y relaciona  todas las estructuras, músculos, huesos, nervios, vasos, y órganos  permitiendo su correcto funcionamiento debajo de nuestra piel. Además es el material responsable de formar las adherencias y el tejido de cicatrización.

Debido a que el sistema fascial es continuo, cualquier lesión del mismo puede producir dolor y disfunción en otra región del cuerpo, por ejemplo, una lesión a nivel cervical puede repercutir sobre el codo o la muñeca.

fascia

La disfunción fascial puede ser provocada por cualquier tipo de traumatismo en un amplio sentido de la palabra. Podemos referirnos a “traumatismo” tanto por un golpe o caída, como una cirugía, un mal gesto deportivo repetido o una postura inadecuada. Las disfunciones del sistema miofascial no tratadas correctamente y a tiempo llevan al paciente a un círculo vicioso de tensión y espasmo muscular, es decir, producen dolor y frenan la recuperación de la función. Cuando hay una afección directa o indirecta de la fascia el cuerpo busca compensaciones, para continuar realizando su función, estas compensaciones mantenidas por largos periodos de tiempo o frente a situaciones de esfuerzo crean sobrecargas que pueden convertirse en focos de lesiones específicas.

fascia1

Ahora que nos hemos aproximado a la fascia, podemos identificarla mejor y conocer los riesgos de lesión vamos a acercarnos a las técnicas de tratamiento o Terapias de Inducción Miofascial.

Estas técnicas forman parte de las terapias manuales y son un método de evaluación y de tratamiento de los movimientos y presiones sostenidas en todo el sistema fascial para así eliminar sus restricciones y restablecer la alterada función corporal.  La aplicación de las técnicas se puede definir como presiones sostenidas, posicionamientos específicos y muy suaves estiramientos.

¿Qué lesiones se benefician de este tratamiento?

Aunque las Terapias miofasciales abarcan un amplio abanico de posibilidades clínicas, es el aparato locomotor el que más se beneficia de su aplicación, destacando por su efectividad los tratamientos de:

  • Algias vertebrales (lumbalgia, cervicalgia, dorsalgia o ciáticas)
  • Disfunciones de origen tendinoso: túnel del carpo, codo de tenista, codo de golfista, tendinitis del manguito de los rotadores, pata de ganso, cintilla iliiotibial, etc.
  • Fibromialgia
  • Cefaleas de origen mecánico y alteraciones de la articulación de la mandíbula (ATM)
  • Tratamientos de recuperación postquirúrgica, y cicatrices.
  • Síndrome de latigazo cervical  (Whiplash)
  • Fascitis plantar

Si sufres de cualquiera de los síntomas anteriormente mencionados, consulta con nuestr@s fisioterapeutas en cualquiera de nuestr@s centros.