Dietas Depurativas – Dietas Detox

dieta-detox-desitoxicante
Una dieta depurativa (o de desintoxicación) es un régimen alimenticio que implica un cambio en los hábitos de consumo con el objetivo de “desintoxicar” el cuerpo, mediante la eliminación de toxinas u otros contaminantes.

Las dietas depurativas sugieren que las frutas y las verduras deben suponer la mayor proporción en el consumo de comida. A menudo abogan por limitarse a comer alimentos no procesados. La limitación o eliminación del alcohol es también un factor principal, y se recomienda beber más agua.

Algunos métodos desintoxicante son:

  • Eliminar alimentos que son difíciles de metabolizar, como cafeína, alcohol, comida procesada (incluido cualquier clase de pan), alimentos enlatados o prefabricados, sal, azúcar, trigo, carne roja, carne de cerdo, alimentos fritos, queso amarillo, crema, mantequilla y margarina, manteca, etc. –
  • Consumir alimentos “puros” como frutas crudas y verduras, granos enteros (excluyendo el arroz blanco), legumbres, nueces crudas y semillas, pescado, aceites vegetales, hierbas y tés de hierbas, agua, etc. –
  • Alimentos crudos. –
  • Ayuno, incluso ayuno de agua y de zumo. –
  • Aumentar el consumo de pescados como el salmón. –
  • Combinación de alimentos. –
  • Restricción de calorías. –
  • Desintoxicación con hierbas.

Son rápidas, supuestamente efectivas… y potencialmente peligrosas.

¿Sabes lo que le pasa a tu cuerpo cuando lo despojas de los nutrientes básicos?

  • Después del primer sorbo…….Las señales de hambre que envía tu cerebro son respondidas con una oleada de azúcar procedente de la fruta (y no, sustituirlas solo por verduras tampoco es una buena idea). Esta reacción obliga al páncreas a segregar insulina, que es la responsable de transportar el azúcar (en forma de glucosa en tu sangre) a las células.
  • Después de 30 minutosMientras tus células absorben la glucosa, tu nivel de azúcar en sangre empieza a venirse abajo. Puede que comiences a sentirte mareada. Mientras tanto, debido a la falta de calorías, tu cuerpo se ve privado de glucógeno, una fuente de energía rápida que se almacena en los músculos y en el hígado.
  • Después de dos días…Con cada sorbo de zumo, tus niveles de insulina se disparan, para luego estrellarse. Tus reservas de glucógeno hace tiempo que se extinguieron, dejando tu despensa vacía (y, con ello, una sensación de debilidad).  Desde que empezaste a tomar aproximadamente la mitad de las calorías que necesitas, tu cuerpo recurre a dos fuentes de energía: los triglicéridos, un tipo de combustible almacenado a modo de grasa (¡viva!) y las proteínas, sacadas directamente de tus músculos (¡ups!). Por eso empiezas a perder masa muscular, incluso aunque estés haciendo ejercicio cada día.
  • Después de tres días…Tu cerebro no está nada contento. Ha entrado en un modo de inanición y ahora engulle cetonas, una energía que procede de la quema de grasas. Las cetonas funcionan, pero son algo así como una gasolina de mala calidad; como resultado, lo más probable es que te sientas desconcentrada e irritable. Tu cerebro también acusa la falta de aminoácidos, que son básicos para los neurotransmisores y mantienen estable tu estado de ánimo.  Si eres propensa a las depresiones, casi seguro que a estas alturas te sientes triste.
  • Las proteínas de tus músculos se descomponen en amoniaco y ácido úrico, elementos nada recomendables en tu torrente sanguíneo. Ahora, tus riñones trabajan a destajo para desintoxicarte de tu particular ‘desintoxicación’. Permanece cerca del lavabo: el alto porcentaje de carbohidratos del zumo causa la entrada de mucha agua en tus intestinos. Ese extra de líquido en tu vientre te provocará diarrea.
  • Después de cuatro días… Sin comida que digerir, tu intestino se siente ignorado. Las pequeñas vellosidades que lo cubren (para convertir la comida en alimento para la sangre) empiezan a atrofiarse. Puede que tu diarrea empeore, acercándote cada vez más a la deshidratación… y por ahí se va el atractivo tono rosado de tus mejillas.
  • Después de ocho días… ¡Comida sólida al fin! Pero… has perdido músculo. Incluso si recuperas tus hábitos alimenticios normales, ahora tienes menos masa muscular para quemar esas calorías, de manera que lo más seguro es que se transformen en grasa. Y ahí es cuando hace acto de aparición el temido efecto yo-yó de estas estrictas dietas. La desproporción entre grasa y masa muscular altera el metabolismo y consigue que las calorías sean mucho más difíciles de quemar.

NUESTRA OPINION ES …!No te detoxifiques, evita las toxinas!

Sigue estos consejos:

  1. Toma alcohol con moderación
  2. No fumes (¿de verdad hay que decirlo?)
  3. Evita respirar los gases de tubos de escape
  4. Evita respirar disolventes
  5. No abuses de los medicamentos
  6. Lava bien las frutas y verduras
  7. Cuidado con los insecticidas
  8. Consume alimentos orgánicos

Consulta a nuestro equipo de nutricionistas para que te asesoren acerca de la mejor manera de perder peso.

Arándanos, remedio natural

arandanos

Los arándanos son una bayas también conocidas como mirtilos y son plantas subarbustivas de la familia de las ericáceas al igual que la mora, la grosella, la frambuesa, etc…

Los arándanos negros o comunes presentan una apariencia oscura con un color violáceo-negruzco y se diferencian claramente de los arándanos rojos  por su destacado color morado.

Los arándanos son muy ricos en vitamina C y en antioxidantes (flavonoides), lo que los califica como excelentes frutos tanto para el tratamiento como para la prevención de enfermedades, especialmente del tipo infeccioso, ya que potencian el sistema inmune. La vitamina C es además indispensable para la fabricación de colágeno y los antioxidantes que previenen el deterioro por la edad

Componentes de los arándanos:

  • Fibra: nos ayuda a regular nuestro tránsito intestinal y eliminar más fácilmente los desechos de nuestro organismo.
  • Provitamina A: necesaria para generar la Vitamina A la cual evita problemas de la vista
  • Vitamina C: Fundamental para el funcionamiento del sistema inmunológico
  • Vitamina E: Potente antioxidante que ayuda a prevenir el envejecimiento de las células por el daño causado por los radicales libres.
  •  Manganeso : mineral importante para el buen desarrollo óseomuscular y nervioso.. Es perfecto  para prevenir y mejorar cuadro de calambres.
  • Antocianinas y carotenoides : Pigmentos naturales (los que le dan el color) con potente acción antioxidante. En particular neutralizan los radicales libres que dañan las membranas de nuestras células.

Efectos beneficiosos mas importantes de los arándanos:

  • Reduccion de riesgo cardiovascular: Uno de los estudios más recientes, llevado a cabo por la Sociedad Americana de Medicina, revela que beber tres vasos de jugo de arándanos al día reduce en un 40% las posibilidades de sufrir enfermedades cardiacas. La investigación aclara que esto se debe a que ese consumo aumenta considerablemente los índices de colesterol bueno.
  • Prevención del cáncer de colon: gracias a su alto contenido en antioxidantes y sustancias antinflamatorias, los arándanos son ideales para prevenir este y otros tipos de cáncer.
  • Absorción del calcio : mejoran la absorción de este mineral que muchas veces se ve afectado por la edad y por ciertos hábitos como el consumo del café.
  • Depurativo : Tomar un puñadito de arándanos a diario nos aporta una buena dosis de fibra.
  • Acción antiséptica y antibiótica : sobre gérmenes (E.Coli) causantes infecciones urinarias. Reduce sensiblemente la adherencia de estas bacterias a la pared del epitelio uretral y de la vejiga. En caso de cistitis o uretritis se recomienda tomar zumo de arándanos como tratamiento y sobretodo como posterior prevención.

Para todas estas propriedades es aconsejable que este tipo de fruta esté en nuestra alimentación diaria, ademas 100 gramos aportan unas 40 calorías y nos darán una sensación de saciedad sin tener que comer una gran cantidad de ellos, a la vez nos permitirán comer fruta sin engordar.

Consulta a los nutricionistas en tú centro más cercano.

Como tener la piel perfecta para verano

Redes BC PIEL PERFECTA

Si quieres lucir una piel bonita, luminosa, sana y con un bronceado homogéneo necesitamos preparar la piel desde dentro y por fuera.

Prepara la piel por fuera para el periodo estival

  • Exfoliación: Consigue eliminar el exceso de células muertas que restan luminosidad a la piel e impiden el reflejo de la luz, para un bronceado homogéneo, la exfoliación debe de realizarse unos 10 días antes de la exposición solar.
  • Hidratación: La hidratación en profundidad es imprescindible para lucir una piel bonita en verano, ya que contribuye a que su superficie sea homogénea y luminosa.
  • Área facial: patas de gallo, cuello y escote se caracterizan por presentar una piel mucho más fina que en el resto del cuerpo. Son zonas especialmente sensibles al sol que deben ser protegidas con cremas hidratantes ricas en glicerina, ácido hialurónico y vitamina B3.
  • Área corporal: la piel del cuerpo debe ser hidratada en profundidad. Para ello es necesario mantener un ritual de hidratación durante la primavera y doblar la sesión de hidratación en verano, aplicando cremas ricas en nutrientes dos veces al día.
  • Protección: Con la llegada del verano debemos adoptar unos cuidados mínimos con el sol, tales como evitar la exposición solar entre las 12:00 y 16:00 H  ya que esta en su máxima verticalidad, comenzar tomando el sol en tramos cortos de tiempo durante los primeros días y por supuesto aplicarnos antes y durante la exposición solar cremas con pantalla de protección solar, al menos de factor 15.
  • Colorea” tu piel antes: lo sabemos, ponerte en biquini cuando estás completamente blanca no influye favorablemente en nuestro autoestima. Los autobronceadores son la solución más práctica aunque pueden llegar a ser un arma de doble filo. La línea Corpora permite, gracias a la tecnología de bronceado adaptable reproducir todos los tonos de un bronceado  natural, ya que por primera vez, la molécula autobronceadora de DHA de origen vegetal se combina con la melanina para imitar el bronceado natural de la piel, ayudando a reducir efectos indeseados como pueden el efecto naranja.

Prepara la piel por fuera para el periodo estival

 – Sustancias que favorecen el bronceado

  • Para obtener un bronceado homogéneo y duradero y al mismo tiempo ayudar a la piel a defenderse de la producción de radicales libres, que es acelerada por la exposición a los rayos ultravioleta, es importante enriquecer los alimentos unas semanas antes con sustancias que contengan alfa y beta carotenos.
  • Encontraremos beta carotenos en alimentos clásicos como la zanahoria, pero también en tomates, albaricoques, verduras y hortalizas de hoja verde, entre otros. Los alfa carotenos se encuentran en vegetales como el kiwi o el brócoli. Los alfa y beta carotenos facilitan la producción de melanina y con ello la defensa de la piel frente a la agresión solar, además de funcionar como antioxidantes.

Consulta a nuestras esteticistas como tener una piel perfecta

Cómo tener una piel perfecta en verano

Redes BC PIEL PERFECTASi quieres lucir una piel bonita, luminosa, sana y con un bronceado homogéneo necesitamos reparar la piel desde dentro y por fuera.

Preparar la piel por fuera para el periodo estival

  • Exfoliación: Consigue eliminar el exceso de células muertas que restan luminosidad a la piel e impiden el reflejo de la luz, para un bronceado homogéneo, la exfoliación debe de realizarse unos 10 días antes de la exposición solar
  • Hidratación: La hidratación en profundidad es imprescindible para lucir una piel bonita en verano, ya que contribuye a que su superficie sea homogénea y luminosa.

                  Área facial: patas de gallo, cuello y escote se caracterizan por presentar una piel mucho más fina que en el resto del cuerpo. Son zonas especialmente sensibles al sol que deben ser protegidas con cremas hidratantes ricas en glicerina, ácido hialurónico y vitamina B3.

                 Área corporal: la piel del cuerpo debe ser hidratada en profundidad. Para ello es necesario mantener un ritual de hidratación durante la primavera y doblar la sesión de hidratación en verano, aplicando cremas ricas en nutrientes dos veces al día. 

  • Protección: Con la llegada del verano debemos adoptar unos cuidados mínimos con el sol, tales como evitar la exposición solar entre las 12:00 y 16:00 H  ya que esta en su máxima verticalidad, comenzar tomando el sol en tramos cortos de tiempo durante los primeros días y por supuesto aplicarnos antes y durante la exposición solar cremas con pantalla de protección solar, al menos de factor 15.
  • Colorea” tu piel antes: lo sabemos, ponerte en biquini cuando estás completamente blanca no influye favorablemente en nuestro autoestima. Los autobronceadores son la solución más práctica aunque pueden llegar a ser un arma de doble filo. La línea Corpora permite, gracias a la tecnología de bronceado adaptable reproducir todos los tonos de un bronceado  natural, ya que por primera vez, la molécula autobronceadora de DHA de origen vegetal se combina con la melanina para imitar el bronceado natural de la piel, ayudando a reducir efectos indeseados como pueden el efecto naranja.

Sustancias que favorecen el bronceado

  • Para obtener un bronceado homogéneo y duradero y al mismo tiempo ayudar a la piel a defenderse de la producción de radicales libres, que es acelerada por la exposición a los rayos ultravioleta, es importante enriquecer los alimentos unas semanas antes con sustancias que contengan alfa y beta carotenos.
  • Encontraremos beta carotenos en alimentos clásicos como la zanahoria, pero también en tomates, albaricoques, verduras y hortalizas de hoja verde, entre otros. Los alfa carotenos se encuentran en vegetales como el kiwi o el brócoli. Los alfa y beta carotenos facilitan la producción de melanina y con ello la defensa de la piel frente a la agresión solar, además de funcionar como antioxidantes.

Cuenta nutrientes, no Calorías

cuenta nutrientes no calorias

¿Has escuchado el concepto  Densidad Nutritiva?

Desde el Departamento de Nutrición de O2 Centro Wellness, consideramos la densidad nutritiva como uno de los factores más importantes sino el que más de los alimentos en relación con la salud. De hecho, la densidad nutritiva podría ser mucho más importante que incluso la cantidad de calorías de un alimento, o de la dieta en total.

La cantidad de calorías de la dieta o de los alimentos individuales no dice nada acerca de su valor nutritivo. Un alimento puede ser alto en calorías y bajo en nutrientes, como por ejemplo una porción de patatas fritas, o puede ser alto en calorías y alto en nutrientes, como las almendras. También hay alimentos que son muy bajos en calorías y muy altos en nutrientes, como por ejemplo la espinaca. Estos últimos tienden a ser los mejores para la salud ya que son los más altos en densidad nutritiva.

Definición de densidad nutritiva La densidad nutritiva de un alimento se puede definir de manera general como la cantidad de nutrientes por caloría.

Los alimentos con alta densidad nutritiva tienden a ser alimentos altos en fibra, minerales, vitaminas, antioxidantes y fotoquímicos que protegen al cuerpo en contra de varias enfermedades e incluso le ayudan a recuperar la salud perdida. Estos alimentos consisten principalmente en alimentos naturales (no procesados) de origen vegetal, como frutas, verduras, legumbres, granos integrales, etc. Una vez procesados, los alimentos como los granos refinados pierden una gran cantidad de nutrientes por lo tanto su densidad nutritiva disminuye considerablemente. Es decir, mientras más procesado sea un alimento, menor va a ser su densidad nutritiva.

¿En qué me puede ayudar consumir una dieta más alta en densidad nutritiva?

Nuestro cuerpo no sólo necesita las vitaminas y minerales para funcionar adecuadamente, sino también necesita fotoquímicos (compuestos que sólo se encuentran en las plantas) y antioxidantes que son esenciales para el funcionamiento apropiado del sistema inmune, y que le permiten al cuerpo desintoxicarse y llevar a cabo los mecanismos de reparación celular que nos protegen en contra de las enfermedades crónicas modernas como las enfermedades al corazón, la diabetes, el cáncer y la arterioesclerosis.

Sólo si consumimos una cantidad suficiente de estos alimentos naturales de origen vegetal podemos tener acceso a los componentes protectores mencionados y prevenir las enfermedades más comunes que afectan a la sociedad moderna.

Pero recuerda que la densidad nutritiva no es el único factor importante para la buena salud. Si sólo comiéramos alimentos de alta densidad nutritiva, es probable que no consumamos suficientes grasas saludables, las cuales son importantes en la dieta pero en cantidades pequeñas. También es posible que una persona que sea muy activa o atlética pierda mucho peso si no incorpora grasas saludables en la dieta (como aguacate, frutos secos, semillas, etc.).

Aquí tenéis una lista de los alimentos más altos en densidad nutritiva

  1. Vegetales verdes sólidos (como el brócoli)
  2. Vegetales sólidos de otros colores (pimiento, tomate, zanahorias, etc.)
  3. Legumbres o leguminosas (porotos o frijoles, lentejas, garbanzos, habas, etc.)
  4. Frutas frescas
  5. Vegetales altos en almidón (calabaza o zapallo, papas, camotes)
  6. Granos integrales (avena, trigo integral, maíz, arroz integral, etc.)
  7. Nueces y semillas crudas (densidad nutritiva mediana por sus altas calorías)

Estos son los alimentos de densidad nutricional más baja (comenzando con los que no tienen nada de nutrientes):

  1. Dulces y azúcar refinada
  2. Aceites refinados
  3. Quesos
  4. Lácteos de leche entera
  5. Carnes rojas
  6. Huevos
  7. Lácteos de leche descremada (densidad nutritiva mediana)
  8. Pescado (densidad nutritiva mediana)

Asegúrate que por lo menos 90% de tu dieta se componga de alimentos saludables de alta densidad nutritiva. Esto te permitirá alcanzar un peso normal y prevenir las enfermedades que tanto afligen a la sociedad de hoy en día.

Consulta a nuestros nutricionistas, te ayudarán a llevar una vida equilibrada.

Los batidos verdes cambiarán tú vida

batidos verdes

Empezar el día con un “batido verde”, es la mejor manera de llenar tu cuerpo con vitaminas, minerales, clorofila, agua estructura, fibra, proteínas y muchas otras cosas más, todas ellas beneficiosas para la salud.

La clorofila es la sangre vegetal; es el pigmento de color verde presente en plantas y algas y es el elemento básico para la transformación de la energía del sol en el proceso de la fotosíntesis. Ingerirla nos aporta muchos beneficios para nuestra salud ya que es antioxidante, anticancerígeno y energizante. Combate la anemia y si eres fumador, combate el mal aliento que produce el tabaco (puedes encontrarla como suplementos nutricionales tanto en líquido como comprimidos).

La fruta y verdura cruda es saciante, tiene pocas calorías, limpia y renueva tu organismo, te llena de vitalidad… ¡y además está buenísima!.

Los batidos verdes son muy fáciles de hacer, tardas 15 minutos, se asimilan muy rápido, y además son baratos. Combaten el estreñimiento y son un excelente aporte para las personas que hacen deporte, ¡Todo son ventajas!.

Al principio pon 60% fruta y 40% hojas verdes aproximadamente, hasta que te acostumbres al sabor y poco a poco ir hacia más hojas verdes y menos fruta (60% hojas verdes y 40% fruta o 80% hojas verdes y 20% fruta).

Fruta, verdura, y una batidora de vaso es lo único que necesitas para empezar a cuidarte.

Utilizar una licuadora para realizar batidos verdes es tan válido como hacerlo con una batidora de vaso. No será el mismo resultado pero las propiedades pueden llegar a ser muy interesantes, sobre todo cuando se exprimen los ingredientes en frío.

Los beneficios más importantes para las personas que hacen deporte son una mejora del rendimiento, mejora de la recuperación de los tejidos musculares, antioxidantes, energéticos, favorecen tener menos agujetas, lo puedes llevar donde quieras, incluso al gimnasio y son la forma más natural de alimentarnos.

Aquí tenéis algunas recetas:

Batido de lechuga, menta y kiwi
Ingredientes Preparación
  • 8 hojas de lechuga de trocadero
  • 2 kiwis
  • 2 peras
  • 1 rama de menta
1.     Licuar los kiwis y las peras peladas. Añadir a la licuadora las hojas de lechuga y menta previamente lavadas.

2.     Servir frío y aderezar al gusto, si lo desea, con sal, pimienta o azúcar.

 Batido de lechuga, lima y fresas
Ingredientes Preparación
  • 8 hojas de lechuga iceberg
  • 250g de fresas
  • 2 limas
1.     Lavar las fresas y la lechuga. Pelar las limas y quitar el verde de las fresas.

2.     Meter en la batidora los ingredientes, triturar y colar.

3.     Servir frío y aderezar al gusto, si lo desea, con sal, pimienta o azúcar.

Batido de canónigos, aguacate y lima
Ingredientes Preparación
  • 100g de canónigos
  • 2 aguacates
  • 1 lima
  • 1 manojo de cilantro
1.     Lavar los canónigos y el cilantro. Pelar los aguacates y añadir el zumo de la lima.

2.     Triturar todo y añadir agua si fuese preciso.

3.     Servir frío y aderezar al gusto, si lo desea, con sal, pimienta o azúcar.

Batido de acelgas, manzana y plátano
Ingredientes Preparación
  • 50g de acelgas
  • 2 manzanas verdes
  • 1 plátano
1.     Lavar y trocear las acelgas y las manzanas y meterlas en la licuadora. Juntar el zumo de las manzanas y las acelgas con el plátano y triturar.

2.     Servir frío y aderezar al gusto, si lo desea, con sal, pimienta o azúcar.

Batido de repollo, naranja y pera
Ingredientes Preparación
  • 6 hojas de repollo
  • 3 naranjas
  • 1 pera de conferencia
1.     Lavar y licuar el repollo y la pera. Sacar el zumo de las naranjas y mezclar ambos zumos.

2.     Servir frío y aderezar al gusto, si lo desea, con sal, pimienta o azúcar.

Batido de espinacas, lima y kiwi
Ingredientes Preparación
  • 100g de espinacas baby
  • 1 lima
  • 3 kiwis
1.     Lavar y licuar las espinacas. Pelar y licuar los kiwis.

2.     Exprimir la lima y mezclar con los licuados.

3.     Servir frío y aderezar al gusto, si lo desea, con sal, pimienta o azúcar.

Batido de espinacas, pomelo y fresas
Ingredientes Preparación
  • 75g de espinacas
  • 1 manojo de perejil
  • 250g de fresas
  • 1 pomelo rojo
1.     Lavar y licuar las espinacas y el perejil. Exprimir el pomelo y lavar y triturar las fresas junto con los licuados.

2.     Servir frío y aderezar al gusto, si lo desea, con sal, pimienta o azúcar.

Cuida tú salud, Cuida tú cuerpo