Dietas Trampa

A4 DIETAS TRAMPA_REDESsinbono

Las dietas trampa son mundialmente conocidas y divulgadas por todos los medios de comunicación prometiendo los mayores éxitos en el menor tiempo posible.

Las dietas trampa prometen perder grandes cantidades de peso en poco tiempo, una promesa que atrae, pero que conlleva más efectos negativos que positivos.

Los planes alimenticios que prometen un gran descenso de peso en pocos días esconden más de una mentira para la salud. Además, pierden efectividad poco después de ser abandonados. Se trata de planes que no adelgazan y sí engordan, pudiendo provocar problemas de salud.

 

 

 

 

Cómo reconocerlas

Podemos encontrarlas de diferentes maneras:

  • Dietas express: De 400 a 1000 calorías al día. No aportan los nutrientes suficientes y generan problemas de salud en poco tiempo. La promesa: fomentar la inapetencia.
  • Dietas excéntricas: Su único respaldo es estar de moda en algún lugar del mundo. Aseguran que estrellas de cine y TV las siguen con toda fidelidad, pero no tienen fundamento científico. La promesa: propiciar la longevidad y el aumento de energía.
  • Dietas hiperproteicas: Entre 500 y 1000 calorías al día. Reducen drásticamente las cantidades y son pobres en hidratos de carbono (azúcares). La promesa: eliminar líquidos retenidos y desintoxicar el organismo.
  • Monodietas: Basadas en un único alimento, son realmente monótonas y desequilibradas nutricionalmente. No tiene comprobación científica y quiebran el ritmo alimenticio normal. La promesa: depurar el organismo.

Los efectos de las dietas trampa

Muchas de estas dietas provocan efectos negativos, pero la mayoría no lo hacen a corto plazo. Las consecuencias vienen después. Estas son algunas de las alteraciones más comunes:

  • Las dietas que prometen adelgazar con mínimo esfuerzo fomentan expectativas ilusorias que empujan, a la persona que las hace, al fracaso, a un sentimiento posterior de culpa y a la pérdida de la esperanza de que alguna vez puedan controlar su problema de peso.
  • Aumentan el riesgo de padecer depresión, obsesión por los alimentos “prohibidos” y trastornos de la conducta alimentaria.
  • Pueden producir deficiencias nutricionales en proteínas, vitaminas, minerales… con las consecuencias sanitarias asociadas; aunque rara vez se materializan los posibles peligros para la salud, porque las dietas suelen abandonarse a las pocas semanas.
  • No enseñan hábitos alimentarios o estilo de vida adecuados y, cuando se abandonan, las personas vuelven a sus hábitos dietéticos habituales.

Por eso es muy importante ponerse en manos de nutricionistas que diseñen un plan alimenticio adecuado a cada persona en función de la edad, la actividad física, los gustos, las costumbres y los trastornos o afecciones posibles.

Consulta con nuestros nutricionistas la dieta que más se adecúa a ti y a tu forma de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s