Tendinopatía del Supraespinoso

supraespinoso

¿Qué es?                             

Este tipo de lesiones son uno de los síndromes dolorosos más frecuentes en el ser humano. Generalmente lo oiremos como “tendinitis” del supraespinoso, ya que el término tendinitis está más extendido pero ha sido recientemente desechado debido a que el tendón en sí no se inflama sino que lo hacen las estructuras que se encuentran a su alrededor.

Hablamos del tendón del supraespinoso porque es el que se ve afectado de manera más común,  pero el hombro es una estructura muy compleja  y cuando tenemos un problema, lo más normal es que se vea comprometida su biomecánica general afectando a otros tendones y estructuras a su alrededor como es el manguito de los rotadores, llamaremos entonces a este problema síndrome subacromial o impigiment.

Como hemos dicho, el tendón del musculo supraespinoso se ve frecuentemente afectado y esto es debido a su disposición anatómica, ya que se encuentra acorralado entre la articulación gleno-humeral y el acromion, en el llamado espacio subacromial, este espacio se puede ver reducido por diferentes motivos, comprometiendo así al tendón del supraespinoso en el que se genera una fricción mayor de la habitual y posteriormente podrá afectar a otras estructuras como la cápsula articular.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas dependen del estadío en el que se encuentre la lesión pero de manera general suele aparecer un dolor sordo y difuso en la cara anterior y lateral del hombro que puede irradiarse por la cara lateral hasta el codo , este dolor se hará más agudo al elevar dicho hombro. También pueden aparecer molestias en la columna cervical.

¿Cuál es la causa?

No hay una causa concreta que genere esta lesión, sino un conjunto de circunstancias que pueden acabar desencadenando la lesión. Influyen en ella la edad del paciente, factores posturales, biomecánicos, genéticos y  metabólicos.

¿Cómo solucionarlo?

La farmacología nos ayuda en muchos momentos a sobrellevar el dolor, pero en el caso de está lesión es imprescindible tratar la causa del problema y no abusar de los antiinflamatarios, ya que estos reducirán el dolor pero podrán cronificar la lesión. Para ello acude a tu fisioterapeuta que valorará las estructuras lesionadas y determinará los factores que han podido desencadenar la lesión pudiendo así realizar un tratamiento personalizado y específico para tu lesión, las técnicas más utilizadas son la terapia manual, punción seca, ejercicios neurodinámicos, kinesiotaping, ejercicios de movilidad escapular, estiramientos y fortalecimiento para dar una mayor estabilidad a la escápula.

Consulta a nuestr@s fisioterapeutas para que te ayuden con ésta y otras lesiones o simplemente como prevención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s