Inducción Miofascial

Redes WB INDUCCIÓN MIOFASCIALEn primer lugar hemos de hacernos una pregunta: ¿Qué es la fascia? Probablemente no sea la primera vez que escuchemos esta palabra, y sin embargo no seamos capaces de ubicarla dentro de nuestro cuerpo.

La fascia es el tejido conectivo, que envuelve los músculos huesos y articulaciones, protegiéndolos, manteniendo la estructura de cuerpo unido y dándonos la forma que tenemos. Podríamos imaginarla como un amplio traje interconectado e ininterrumpido, que envuelve y relaciona  todas las estructuras, músculos, huesos, nervios, vasos, y órganos  permitiendo su correcto funcionamiento debajo de nuestra piel. Además es el material responsable de formar las adherencias y el tejido de cicatrización.

Debido a que el sistema fascial es continuo, cualquier lesión del mismo puede producir dolor y disfunción en otra región del cuerpo, por ejemplo, una lesión a nivel cervical puede repercutir sobre el codo o la muñeca.

fascia

La disfunción fascial puede ser provocada por cualquier tipo de traumatismo en un amplio sentido de la palabra. Podemos referirnos a “traumatismo” tanto por un golpe o caída, como una cirugía, un mal gesto deportivo repetido o una postura inadecuada. Las disfunciones del sistema miofascial no tratadas correctamente y a tiempo llevan al paciente a un círculo vicioso de tensión y espasmo muscular, es decir, producen dolor y frenan la recuperación de la función. Cuando hay una afección directa o indirecta de la fascia el cuerpo busca compensaciones, para continuar realizando su función, estas compensaciones mantenidas por largos periodos de tiempo o frente a situaciones de esfuerzo crean sobrecargas que pueden convertirse en focos de lesiones específicas.

fascia1

Ahora que nos hemos aproximado a la fascia, podemos identificarla mejor y conocer los riesgos de lesión vamos a acercarnos a las técnicas de tratamiento o Terapias de Inducción Miofascial.

Estas técnicas forman parte de las terapias manuales y son un método de evaluación y de tratamiento de los movimientos y presiones sostenidas en todo el sistema fascial para así eliminar sus restricciones y restablecer la alterada función corporal.  La aplicación de las técnicas se puede definir como presiones sostenidas, posicionamientos específicos y muy suaves estiramientos.

¿Qué lesiones se benefician de este tratamiento?

Aunque las Terapias miofasciales abarcan un amplio abanico de posibilidades clínicas, es el aparato locomotor el que más se beneficia de su aplicación, destacando por su efectividad los tratamientos de:

  • Algias vertebrales (lumbalgia, cervicalgia, dorsalgia o ciáticas)
  • Disfunciones de origen tendinoso: túnel del carpo, codo de tenista, codo de golfista, tendinitis del manguito de los rotadores, pata de ganso, cintilla iliiotibial, etc.
  • Fibromialgia
  • Cefaleas de origen mecánico y alteraciones de la articulación de la mandíbula (ATM)
  • Tratamientos de recuperación postquirúrgica, y cicatrices.
  • Síndrome de latigazo cervical  (Whiplash)
  • Fascitis plantar

Si sufres de cualquiera de los síntomas anteriormente mencionados, consulta con nuestr@s fisioterapeutas en cualquiera de nuestr@s centros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s