Intolerancia a la lactosa

intolerancia-lactosa

¿Qué es?

La intolerancia a la lactosa es una condición en la que la ingesta de leche de vaca y derivados provoca una reacción no alérgica que se manifiesta con molestias gastrointestinales como hinchazón, dolor, calambres abdominales, y diarreas. Este problema es debido a la falta o disminución de la producción de lactasa que es la enzima implicada en la digestión del azúcar de la leche, llamada lactosa.

Esta enzima divide la lactosa en dos azucares más simples; la galactosa que está implicada en procesos de formación del sistema nervioso de los niños y la glucosa que es el primer substrato energético del organismo.

¿Cómo se manifiesta?

En presencia de un déficit en la producción de esta enzima, el azúcar de la leche no puede ser digerida a nivel intestinal donde se acumula y provoca una retención de líquidos debido a su acción osmótica, y producción de gases (hidrogeno) por su fermentación por parte de la flora intestinal, esto puede llevar a una fuerte sensación de hinchazón, cansancio, diarrea y en algunos casos nauseas.

Estos síntomas pueden aparecer en seguida cuando se toman alimentos que llevan lactosa (leche, mantequilla, nata, quesos, dulces etc.

La intolerancia a la lactosa puede ser primaria o secundaria. En el primer caso hay un defecto en la producción de la lactasa debido a un problema genético, en el segundo caso la falta enzimática es momentánea y reversible y puede ser debida a una inflamación intestinal, una infección, celiaquía o un cambio de alimentación

¿Cómo se diagnostica?

Si hay sospechas de intolerancia a la lactosa, se puede sencillamente detectar a través de un Breth Test (test del aliento) que evalúa la cantidad de hidrogeno expirada (este gas producido de la fermentación intestinal de la lactosa pasa a la sangre y de ahí a los pulmones donde se elimina), o a través de un Test Genético de Intolerancia a la Lactosa que evalúa si los genes implicados en la producción de esta enzima tienen algunas mutaciones que afectan en el funcionamiento.

¿Cuales serían sus tratamientos?

En caso de intolerancia secundaria a la lactosa, se tienen que tomar pequeñas cantidades de leche y lácteos aumentando gradualmente las cantidades, de esta manera se estimula la producción de la enzima.

En caso de intolerancia primaria, no hay manera de estimular la lactasa, en este caso, se puede tomar leche y quesos especiales sin lactosa.

Los yogures son bien tolerados debido a la desaparición de la lactosa a consecuencia de la fermentación. Otra opción es sustituir la leche animal por leche de soya, arroz y avena.

También en comercio hay suplementos de la enzima lactasa que se toman antes de comer los alimentos en cantidades proporcionales a la cantidad ingerida.

Conclusión :

Si presenta cualquiera de los síntomas descritos o tiene dudas al respecto, póngase en contacto con el  equipo de nutricionistas de O2 Centro Wellness quienes junto con su historial clínico, registro alimentario, test genético de intolerancia a la lactosa… valoraremos y planificaremos  la mejor solución nutricional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s