¿Sabes distinguir cuáles son los alimentos funcionales?

Desde la antigüedad se han atribuido propiedades curativas o terapéuticas a los alimentos. En los últimos años, ha aumentado considerablemente la actitud y preocupación del consumidor por una dieta saludable y equilibrada, ya que nos ayuda a prevenir ciertas enfermedades. Como consecuencia de esta situación, surgen los alimentos “funcionales”. Existen muchos alimentos que se caracterizan por sus grandes efectos beneficiosos para la salud.

En numerosas ocasiones, seguro que hemos encontrado en alguna tienda donde solemos hacer la compra alimentos con etiquetados tales como: enriquecido con omega-3, rico en calcio o en fibra, con fitoesteroles, etc. Pero, ¿qué son en realidad los alimentos funcionales?

Se consideran alimentos funcionales aquellos que han demostrado científicamente que afectan beneficiosamente a una o varias funciones del organismo, de manera que proporcionan un mejor estado de salud y bienestar. Estos alimentos, además, ejercen un papel preventivo, ya que reducen los factores de riesgo que provocan la aparición de enfermedades.

Un alimento funcional puede ser:
• Un alimento natural.
• Un alimento al que se le haya agregado o eliminado un componente por alguna tecnología o biotecnología.
• Un alimento en el que la naturaleza de uno o más componentes ha sido variada.
• Un alimento en el cual la biodisponibilidad de uno o más componentes ha sido modificada.
• Cualquier combinación de las anteriores.

Los alimentos funcionales siguen siendo alimentos y deben demostrar sus efectos en las cantidades que normalmente se consumen en la dieta. No se trata de comprimidos ni cápsulas, sino de alimentos que forman parte de un régimen normal.

imgAlimentos Funcionales2

Los tipos de alimentos funcionales más destacables son los siguientes

Leches enriquecidas:
Con calcio. Ayudan al desarrollo de huesos y dientes. Intervienen en la transmisión nerviosa y los movimientos musculares. Pueden prevenir la osteoporosis.
Con vitaminas A y D. Favorecen la función visual y la absorción del calcio.
Con ácidos grasos omega-3. Contribuyen a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, el riesgo de ciertos tipos de cáncer y mejoran el desarrollo del tejido nervioso y las funciones visuales. Pueden reducir los procesos inflamatorios.
Con fibra soluble. Su función principal es la disminución de enfermedades cardiovasculares, prevención de la obesidad y aumentar sus características organolépticas.

Probióticos: son microorganismos vivos que al ser ingeridos en cantidad suficiente ejercen efectos positivos sobre la salud, como el Lactobacillus bulgaricus del yogur. Sus funciones principales son el mantenimiento del equilibrio de la flora intestinal, aumento de la tolerancia a la lactosa, estimular el sistema inmune y aumentar la resistencia a bacterias patógenas.

Prebióticos: son sustancias que contienen los alimentos que resisten la digestión en el intestino delgado y son susceptibles de ser fermentadas en el intestino grueso, teniendo efectos positivos en el organismo. Aumentan la resistencia a las infecciones y al sistema inmune, disminuyen las enfermedades coronarias, los triglicéridos y la síntesis de colesterol LDL. Además, disminuyen el desarrollo de la osteoporosis aumentando la absorción de calcio y magnesio. Un ejemplo de alimento es la leche enriquecida con fructo-oligosacáridos (FOS). Los FOS están presentes en muchos alimentos vegetales como alcachofas, espárrago y puerro.

Productos enriquecidos en omega-3: como galletas, margarinas, productos lácteos, patés de hígado de cerdo, salchichas de ave, etc. Actúan beneficiosamente sobre nuestro corazón. Disminuyen la agregación plaquetaria y por tanto el riesgo de trombos.

Productos enriquecidos en fitosteroles: como algunas margarinas. Los fitosteroles son sustancias vegetales similares al colesterol, que bloquean la absorción en el intestino del colesterol LDL.

Productos enriquecidos en sustancias antioxidantes: disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Estas sustancias se añaden en zumos de frutas y bebidas de leche.

¿Son imprescindibles en nuestra dieta?
Los alimentos funcionales, consumidos como parte de una dieta equilibrada y acompañados de un estilo de vida saludable, ofrecen la posibilidad de mejorar la salud y/o prevenir ciertas enfermedades. Pero debemos recordar que los alimentos funcionales benefician a nuestra salud, pero NO remedian los malos hábitos, no curan enfermedades ni son productos mágicos.

No obstante, los alimentos enriquecidos o modificados para ser funcionales, no son indispensables en nuestra dieta, ya que podemos encontrar muchos de los ingredientes activos que benefician la salud en productos totalmente naturales.

Si tienes dudas sobre el etiquetado nutricional o de algún producto de los que consumes, pregunta a tu nutricionista de O2 Centro Wellness. Estaremos encantados de proporcionarte información al respecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s