Elimina la tensión muscular a través de la liberación miofascial

¿QUÉ ES LA FASCIA?

Se trata de una membrana de tejido conjuntivo que envuelve las diferentes estructuras de nuestro organismo, variando su grosor en función de su localización. Dos de sus principales características residen en que es muy resistente y prácticamente inextensible.

La fascia se clasifica en dos tipos, en función de su localización:

Superficial: forma una de las capas más profundas de la piel.

Profunda: está en relación con todas las estructuras internas del organismo, y sus funciones son de unión, revestimiento, sostén y transmisión.

Dentro de la fascia profunda encontramos la fascia muscular o miofascia, que está formada por tres partes diferenciadas:

Endomisio: es la envoltura de cada fibra muscular.

Perimisio: es la envoltura de cada haz de fibras musculares.

Epimisio: es la envoltura del conjunto de fibras que forman el músculo.

Los otros dos tipos de fascia profunda son la fascia visceral y las meninges.

¿QUÉ ES LA LIBERACIÓN MIOFASCIAL?

A esta técnica también se le conoce con el nombre de Inducción Miofascial y consiste en una estimulación mecánica del tejido conectivo. Busca conseguir una mejor circulación dentro de este tejido, aumentando el suministro sanguíneo y acelerando así el proceso de curación.

En la aplicación de la técnica se presiona y moviliza el tejido fascial eliminando restricciones, y actuando también en la eliminación de puntos gatillo(1) y zonas fibrosadas(2).

liberacion ok

¿CUÁNDO ESTÁ INDICADA?

Se utiliza tanto en la valoración como en la aplicación de tratamiento.

Esta técnica se aplica:

Cuando se produce un traumatismo directo en el organismo: como en un accidente o en una caída.

En una sobrecarga del sistema miofascial: producida por microtraumatismos repetidos consecuencia de malas posturas, esfuerzos, descompensaciones musculares…

En una inmovilidad prolongada: para estimular la movilidad del organismo en situaciones de sedentarismo.

Todos estos procesos dan lugar a la formación de bandas gatillo, puntos gatillo y distorsiones de diferentes tipos que conllevan dolores puntuales y profundos.

En resumen, los objetivos de la Liberación Miofascial son eliminar las compresiones y restricciones del sistema fascial y restablecer el equilibrio prohibido.

CONTRAINDICACIONES

Contraindicaciones absolutas: patologías circulatorias graves, fracturas óseas, lesiones agudas de tejidos blandos antes de que su cicatrización sea completa, fiebre, pacientes oncológicos, infecciones, osteoporosis en fase avanzada, diabetes avanzada, osteomielitis y falta de aceptación de la técnica por el paciente.

Contraindicaciones relativas: ciertas patologías circulatorias, patologías autoinmunes y reumáticas principalmente en brotes agudos, pacientes psiquiátricos, parálisis cerebral severa, avanzada inestabilidad de columna vertebral, pacientes con tensión extremadamente alta y condiciones ginecológicas especiales (dismenorrea, DIU, primer trimestre de embarazo).

¿CÓMO SE APLICA ESTA TÉCNICA?

Se divide en dos grandes grupos:

Técnicas superficiales: se utilizan para eliminar restricciones superficiales o locales, y también como preparación para la aplicación de técnicas profundas. Consiste en deslizamientos a favor de la limitación fascial.

Técnicas profundas: se aplica sobre tejidos profundos e incluso en aquellos situados en planos transversos, lo que no implica una mayor presión con las manos. Actúa sobre superficies mayores que las técnicas superficiales, como, por ejemplo, el miembro inferior.

CONCLUSIÓN

La Liberación Miofascial forma parte de la terapia manual aplicada en fisioterapia. Es necesaria una correcta valoración del paciente, principalmente de su postura, ya que su aplicación ayuda a eliminar restricciones y dolores del aparato locomotor.

 (1)Punto gatillo miofascial: punto doloroso en el vientre muscular que, al estar activado realizando presión sobre él por ejemplo, además del dolor localizado produce otro irradiado a una zona más o menos lejana.

(2)Fibrosis: es el exceso de entrecruzamientos de las fibras de colágeno en las cicatrices de los tejidos blandos que se forman después de un traumatismo o debido a una hipo movilidad que reduce la flexibilidad del tejido.

Consulta ya con nuestros expertos en la unidad de Fisioterapia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s