Regeneración celular: tratamientos y consejos

La piel produce continuamente células nuevas que tardan de tres a cinco semanas en llegar hasta la superficie y emergen con la finalidad de remplazar a las antiguas, ya sin vida. Es un constante proceso que permite la regeneración cutánea. Las células muertas, poco a poco, se van desprendiendo y, si no se retiran a tiempo, pueden crear una barrera poco saludable debajo de la cual se esconde la suavidad de la piel. Existen diversos factores determinantes que ralentizan el proceso, como el paso de los años, el estrés, una mala alimentación y la falta de cuidados oportunos.

La eliminación de las células muertas en las capas exteriores promueve la regeneración celular, aumenta el proceso de descamación natural, libera a la piel de la suciedad incrustada y estimula la circulación sanguínea. Suaviza las arrugas producidas por los movimientos de expresión como las que se forman alrededor de la boca y los ojos y devuelve a la piel la juventud perdida.

Asimismo, diluye las discromías pigmentarías y pequeñas cicatrices y reduce las secuelas del acné. Al retirar la capa de células muertas acumuladas en la superficie, se estimula a la capa basal a producir más cantidad de otras nuevas a un ritmo más acelerado. Tras una correcta exfoliación, los productos cosméticos surten un mayor efecto: penetran más fácilmente y con mayor rapidez. Una piel mejor oxigenada esta más receptiva.

img regeneracion

MÉTODOS PARA MEJORAR LA REGENERACIÓN CELULAR

La exfoliación superficial actúa sobre el estrato basal y es la más común y sencilla de poner en práctica. Es imprescindible en casi todos los tratamientos que se realizan en cabina, ya sean faciales o corporales.

Los exfoliantes más utilizados en la elaboración de productos de cosmética natural son la caña de bambú micronizada, el combinado de almendras con pepita de uva y el hueso triturado de algunas frutas. Se usan para mejorar el aspecto de la piel dañada por el sol, disminuir arrugas, mejorar pequeñas cicatrices de acné  y decolorar  manchas.

Los alfa hidroxiácidos son un grupo de sustancias naturales que proceden de cítricos como la naranja y el limón. El ácido láctico se obtiene de la leche y el  tartárico del vino. Todos ellos se utilizan principalmente para reducir pequeñas arrugas y manchas leves de pigmentación y suavizar la piel. Los ácidos de frutas llamados A.H.A. se utilizan con fines cosméticos desde hace algún tiempo.  Diversos investigadores han demostrado su eficacia como exfoliantes actuando en sinergia con el proceso de renovación celular natural, contribuyendo a mejorar la respiración celular esencial y logrando un perfecto funcionamiento de las células.

El ácido glicólico se extrae de la caña de azúcar. Este alfa hidroxiácido elimina las células muertas de las capas más superficiales de la piel, mejorando el estado de pequeñas arrugas, el foto envejecimiento cutáneo, las manchas solares y propias de la edad y las cicatrices. Se basa en la aplicación de una solución sobre aquellas áreas del rostro o del cuerpo que se desea tratar. Se presenta en concentraciones distintas, de cuya escala dependerán sus efectos y profundidades. A mayor profundidad, mayores efectos pero también más riesgos.

Tras un tratamiento de exfoliación no debemos olvidar aconsejar al cliente una serie de recomendaciones: Ha de evitarse la depilación y las limpiezas faciales con productos que en su formulación contengan ácidos exfoliantes; Se debe evitar la exposición al sol, además de utilizar un protector solar elevado para salir a la calle; No rascarse la zona tratada, ni arrancar la pielcitas que aparecen como consecuencia de la descamación; El cliente deberá aplicarse en su domicilio un tratamiento de seguimiento apropiado para las necesidades concretas de su piel.

TRATAMIENTOS RECOMENDADOS

– Exfoliaciones corporales y faciales

– Tratamientos con A.H.A o Ácido glicólico

– Tratamientos hidratantes tras los exfoliantes

– Radiofrecuencia

PRODUCTOS RECOMENDADOS

– Cremas que contengan cualquiera de los exfoliantes señalados anteriormente: A.H.A., Ácido glicólico, etc.

– Cremas nutritivas e hidratantes con isoflavonas, vitaminas, etc.

– Protectores solares (SPF15 durante temporadas de poco sol y SPF 30/50 dependiendo del tipo de piel, en las temporadas de sol)

– Aloe Vera, Rosa de Mosqueta, complejo peptídico SIRT-AP con gran poder antiarrugas y reparador, capaz de modular los niveles de Sirtuínas SIRT-1 y SIRT-3 (que restauran las células dañadas, prolongando la vida celular)

CONCLUSIONES

En cualquier tipo de tratamiento de belleza, es imprescindible consultar antes a un experto para que valore nuestra piel y nos indique el método más indicado para ella. En nuestro Beauty Center nuestras profesionales realizarán una valoración completa del paciente y un seguimiento personal para garantizar el éxito del tratamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s